domingo, 10 de julio de 2022

Adquisición de la empresa NG Power por parte del Estado panameño se yergue en Panamá como uno de los mayores casos de malversación de fondos del Gobierno de Laurentino Cortizo

En panfletos repartidos en distintos puntos de Panamá por el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción (Suntracs) y por el Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso) se ha informado a la ciudadanía en torno a casos de corrupción en la administración de Laurentino Cortizo, que hasta hace poco eran prácticamente desconocidos.

Hay dos de esos casos que pasarán a la historia como unos de los más representativos en materia de corrupción del actual Gobierno panameño. Uno de esos casos es el referente a los proyectos turísticos del consorcio conformado por el Grupo VerdeAzul y el Grupo Eleta, que han recibido incentivos por parte del Gobierno de Cortizo, a través del ministro de Turismo Iván Eskildsen, quien fuera empleado de ambos grupos antes de asumir el cargo y quien llegó al gabinete presidencial de la mano de Juan Manuel Henríquez Portuondo, exyerno del presidente Cortizo. Vale acotar que Henríquez ha ocupado importantes posiciones en el Grupo VerdeAzul.

Otro de los casos sobre los que han alertado los panfletos del Suntracs y Frenadeso es el de la corporación NG Power, que obtuvo una concesión por parte del Estado panameño, mediante una mínima inversión, que al parecer no fue mayor a los $3 millones.

Uno de los socios de la corporación es el comentarista de boxeo Juan Carlos Tapia, recordado por su espacio de televisión “Lo Mejor del Boxeo” y al que algunos panameños identifican como el Joseph Goebbels de la administración Cortizo. Tapia, sin embargo, se ha dado a conocer en Panamá como un “luchador” por el adecentamiento de la administración pública y por la rectitud de quienes desempeñan cargos públicos, como lo deja entrever en sus análisis políticos. Pero paralelamente el comentarista y empresario ha visto crecer su fortuna durante el Gobierno de Laurentino Cortizo.

Durante meses, Tapia desplegó una campaña a través de su programa de televisión, afirmando que no se podían desarrollar en Panamá fuentes alternas de generación de energía eléctrica. Tras negociar su venta y en menos de diez años de haber iniciado operaciones, la empresa fue adquirida por el Estado panameño, con una participación del 25%, en asociación con otras dos firmas, por un monto de $300 millones. En esa transacción, Tapia, como poseedor del 1% de las acciones de NG Power, lograría embolsarse $3 millones, según lo denunciado por el Suntracs y Frenadeso.

El tema se ha traducido en un escándalo que ha trascendido las fronteras panameñas hasta países vecinos como Costa Rica, pues para muchos luce como un caso de corrupción inocultable y de descarado favoritismo.

El proyecto original de NG Power en Panamá incluía la generación de energía eléctrica suficiente para ser vendida a la zona limítrofe con Costa Rica. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de awriterwithfreedom.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...