viernes, 12 de marzo de 2021

El éxito del actor Jaime Araque no fue solo en las telenovelas, sino también en sus negocios con la Cuspal (+Opinión)

Por: Carmen Ortiz - Todo comenzó cuando el conocido actor Jaime Araque contrajo nupcias con Liliana Febres Cordero, hija del entonces presidente del Ecuador, León de Febres Cordero, hecho que le daría un significativo vuelco a la vida del mencionado actor, ya que al ser el yerno de un presidente de un país se acostumbró a estar cerca del poder y a codearse con la elite del país y con otras figuras de renombre a nivel mundial, pasando de llevar una vida normal a un sistema de lujos y ostentación que cambiaría su forma de ver el mundo por completo, lo cual a muchos ha despertado en lo más profundo de su ser una ambición desmedida por el dinero y el poder.

Repentinamente en 2.008 fallece su suegro, que era la principal bisagra entre su vida normal y este nuevo mundo de fantasías, donde ya se había acostumbrado a desenvolverse como si estuviera en una de esas películas y novelas, que quizás siempre soñó realizar en la vida real.

Pero el destino no siempre es duro con algunos, a veces hasta les da un toque de suerte, ya que ante el acontecimiento de su suegro y el divorcio planteado por su pareja, se ve forzado a instalarse en la ciudad de Los Ángeles, EE.UU., donde en una noche de esas de parrandas y juergas, una noche de esas de desenfreno, conoce a un hombre llamado Alfredo José Anzola, quien fuese cofundador y vicepresidente de la empresa Smartmatic, nombre muy sonado por estos tiempos y para ese momento supuesta pareja de una conocida señora, hoy alta personalidad política de Venezuela asociada la vicepresidencia.


De la mano de Alfredo empieza su transitar por los senderos oficialistas hasta que por un infortunio de la vida, su amigo Alfredo muere en un accidente aéreo frente a Catia la Mar.

Este otro golpe del destino contribuyó a amalgamar aún más una relación de tipo política con la entonces pareja de Anzola.

Lo cierto del caso es que cuando comienza el ascenso de la misma, Araque se acercó tanto a ella hasta hacerse alguien de confianza, sacando provecho sobre todo en la obtención de contratos astronómicos en la Corporación Única de Servicios de Alimentos (Cuspal).

Se comentan en los pasillos del poder que esta Corporación es una de las pocas empresas que cobran millonarias cifras en dólares por la distribución de bolsas de comida, mientras el actor y su socio, del cual hablaremos en una siguiente ocasión, celebran al ritmo de un merengue de los años 80’s.

¡De verdad que el histrión se las trae!
 
FUENTE: Artículo de Opinión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...