jueves, 15 de febrero de 2018

Impune fraude a Pdvsa del Aban Pearl tras 8 años del hundimiento

Ya han pasado 8 años del hundimiento del Aban Pearl, ocurrido el 13 de mayo de 2010, y hasta la fecha ninguno de los funcionarios de PDVSA ni los contratistas involucrados en este fraude a la nación han sido investigados por las autoridades venezolanas. El escándalo de un contrato con múltiples irregularidades por US$1.315.818.950,00 por el alquiler por 5 años de la plataforma y, que tenía un sobreprecio de US$662.475.000,00 no mereció la atención ni de la Contraloría General, ni de la Fiscalía, ni de la misma empresa estatal Petróleos de Venezuela. Entre tanto, los beneficiarios de al menos US$47.916.000,00 siguen siendo inmunes a la justicia "revolucionaria", de acuerdo con un reportaje de la periodista Maibort Petit en maibortpetit.blogspot.com.

Un saqueo a medias
Un accidente inesperado dio al traste con el plan de un conjunto de miembros del gobierno venezolano y de Petróleos de Venezuela de defraudar a la nación con USD 662.475.000,00 y permitió descubrir una trama de corrupción en el seno de la principal industria de Venezuela que se traducía en contrataciones sin licitación, sobreprecios e intermediación indebida.
Quienes planificaron y ejecutaron la contratación de una unidad semisumergible bajo condiciones leoninas para la nación y con ello hacerse de jugosas ganancias a expensas de esquilmar el erario público venezolano bajo la fachada del proyecto —en apariencia loable y de interés para el país— de desarrollar la construcción y rehabilitación de pozos petroleros costa afuera, con el supuesto objetivo de ampliar la internalización de los hidrocarburos y afianzar la soberanía en el negocio de los hidrocarburos, no contaron con que un hecho fortuito, inesperado, tuviera lugar y dejara al descubierto la magnífica jugada que habían diseñado.
Quienes en el gobierno nacional y PDVSA se frotaban las manos a sabiendas de que los cinco años que tendría de vigencia el contrato les permitiría embolsillarse USD 662.475.000,00, vieron frustrada su aspiración cuando un accidente tuvo lugar en medio del mar y sacó a la luz lo irregular de los hechos que estaban teniendo lugar en las oficinas de la principal industria de Venezuela.
El citado accidente tuvo lugar el 13 de mayo de 2010 cuando se conoció que la plataforma gasífera Aban Pearl anclada en las costas del estado Sucre, Venezuela, se hundió. La noticia la transmitió el presidente de la república para la fecha, el fallecido Hugo Chávez, quien lo informó a través de su cuenta personal en la red social Twitter durante la madrugada de ese día: "Se inclinó a medianoche, hizo agua, cerraron operaciones, evacuaron". Igualmente lo confirmó Gopal Dupalkrishnan, director de la compañía propietaria de la estructura, Abban Offshore Ltd, al tiempo que advirtió que se desconocían las causas del incidente[1], publicó la BBC. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas que lamentar, todos los trabajadores fueron evacuados a tiempo.
La misma publicación da cuenta de que el Aban Pearl llevaba apenas una semana en operaciones  en el campo de explotación de hidrocarburos "Dragón", del proyecto Mariscal Sucre. La plataforma serviría para explorar y extraer gas y petróleo en el extremo nororiental de ese estado oriental venezolano. Todo un bochorno dado que el arrendamiento de la unidad había sido ampliamente publicitado por el gobierno nacional y la estatal PDVSA, responsable de la contratación. Jorge Giordani, ministro de Planificación y Finanzas para la época, había asegurado que estos trabajos y, en particular, el arrendamiento de la plataforma eran "motivo de orgullo de la ingeniería nacional".
Hugo Chávez trató de sortear las críticas del incidente indicando que "en el norte de Paria, en el estado Sucre se ha hecho un operativo especial por el cual hay que felicitar a los trabajadores: manejaron la contingencia de madrugada heroicamente (…) ¡Ahora toca verificar si hay riesgos!”. Dijo que él mismo iba a "estar al frente de esta emergencia.
Para explicar el hecho, Rafael Ramírez, presidente de Petróleos de Venezuela, S.A. y ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo para el momento, dijo que una falla en el sistema de flotación fue la causa que provocó el hundimiento de la plataforma gasífera y detalló que el Aban Pearl alcanzó quince grados de inclinación, según reporta el Correo del Orinoco que refirió que de inmediato se activaron los protocolos para preservar la integridad del pozo, lo cual pasaba por la a desconexión del tubo que lo vincula con la plataforma. Ramírez descartó daños ambientales por el hecho.
Por otra parte, Rafael Ramírez, aseguró que previo al inicio de actividades de la plataforma, esta había sido sometida a un riguroso control de reparación, inspección y certificación, “donde se certificó que estaba en condiciones óptimas” para su funcionamiento[2]. Anunció una investigación de cuyos resultados no se tuvo información.
Entonces, con los días, comenzaron a conocerse otros datos que asomaban que el contrato del arrendamiento de la unidad semi sumergible por parte de PDVSA estaba muy lejos de ser hecho del cual se podía estar “orgullosos” y, muy por el contrario, sí habría que estar preocupados.
El Nacional publicó una nota en la que se advertía que el deterioro de la plataforma gasífera era algo que se conocía desde los primeros tiempos de la negociación. La nota refería que ya el 15 de agosto de 2009 la instalación debió ser evacuada de emergencia “cuando comenzó a hacer agua en uno de sus flotadores y se inclinó peligrosamente”[3]. El periódico de Trinidad y Tobago, The Guardian, refirió que el Aban Pearl tuvo problemas mecánicos que ocasionaron su inclinación.
Todo indicaba, que la plataforma estaba muy lejos de ser la unidad de última generación de que el gobierno y la petrolera estatal PDVSA dio cuenta a manera de justificar el monto milmillonario que implicaba su arrendamiento por cinco años, a saber, USD 1.315.818.950,00. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente:  Con información de Maibort Petit - http://maibortpetit.blogspot.com - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...