Si presenta algún problema para acceder y visualizar “Noticias Candela” visite www.informe25.com (pulse aquí) y vea allí el recuadro amarillo...

domingo, 12 de noviembre de 2017

La última brazada para rescatar 410 millones de dólares del Banco Canarias

El venezolano Álvaro Gorrín huyó en su yate en 2009 tras la intervención del Banco Canarias, pero él y sus socios de la directiva no se resignaron a perderlo todo a manos del gobierno venezolano. Entre el apoyo de un influyente bufete neoyorkino y la pericia de Appleby para crear empresas en paraísos fiscales, el entonces prófugo de los tribunales venezolanos trazó una estrategia para rescatar algo de las ruinas.

Álvaro Gorrín sabía lo que se venía encima. El presidente del Banco Canarias fue acusado de apropiarse de los fondos de sus ahorristas y asociación para delinquir poco después de que el gobierno de Hugo Chávez ordenara en noviembre de 2009 la intervención de ocho bancos señalados de manejar irregularmente sus fondos. La leyenda urbana dice que a bordo de su yate se fue de Venezuela y terminó en las costas estadounidenses justo antes de que se le dictara prohibición de salida del país.

Meses después el gobierno ordenó la intervención de Credican, otra sociedad mercantil de Gorrín, mucho menos conocida y a la que no liquidó de inmediato, como hizo con el Banco Canarias, al que dieron sepultura financiera apenas un mes después de su intervención. Transcurrían los meses y Credican, aunque intervenida, seguía en pie, lo que supuso para Gorrín y sus socios la oportunidad de rescatar al menos algo de lo que quedó atrapado en el camino de hacer negocios en Venezuela: unas notas Lehman –o bonos Lehman- transferidos a Credican por parte del Banco Canarias valorados en 410 millones de dólares.

La movida era ambiciosa, requería planificación y no podía ser una iniciativa jurídica de Gorrín personalmente o Credican, señalados como estaban y hundidos en problemas legales con el gobierno venezolano. Mientras tanto, el ex banquero, su olfato para los negocios y con su hijo como socio, probaban el camino de otras inversiones y así abrieron la compañía Don Pan en el estado de Florida, que en menos de tres años abrió por lo menos 20 sucursales para complacer al creciente público de migrantes venezolanos en su búsqueda de la canilla o el cachito de jamón perfecto que antes encontraban en las calles de Caracas, o Maracaibo, o Valencia. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente: Con información de VALENTINA LARES - https://armando.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...