Si presenta algún problema para acceder y visualizar “Noticias Candela” visite www.informe25.com (pulse aquí) y vea allí el recuadro amarillo...

jueves, 24 de agosto de 2017

Las acciones de Crystallex que podrían afectar a Pdvsa

La posibilidad de perder Citgo en manos de los acreedores crece cada semana. La solicitud de Crystallex el pasado 14 de agosto de embargar los activos de PDV Holdings, subsidiaria de Pdvsa en EEUU y propietaria de las acciones de Citgo, abre la posibilidad de que la República pierda toda su capacidad de refinación en territorio norteamericano, mientras el Gobierno hace malabares para obtener financiamiento sin perder la poca capacidad industrial que procesa el pesado crudo venezolano.

La compañía minera canadiense Crystallex solicitó a la Corte de Estados Unidos el pasado lunes, 14 de agosto, el embargo de los activos de PDV Holdings, subsidiaria de PDVSA en Estados Unidos, que cuenta con la mayoría de las acciones de la empresa refinadora Citgo, según un reportaje de Caraotadigital.net.

La acción interpuesta por la empresa canadiense forma parte de sus intentos por cobrar los 1.400 millones de dólares que le adeuda Venezuela, como consecuencia de la expropiación de la mina Las Cristinas, en el estado Bolívar, ocurrida en febrero de 2011 y cuya compensación fue sentenciada por el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) en abril de 2016, ratificada luego en abril de 2017.

“Crystallex solicita respetuosamente que este Tribunal autorice la emisión de un auto de embargo Fieri Facias a PDV Holdings, que implique las acciones que le pertenecen a PDVSA, como alter ego de Venezuela, junto con cualquier otro derecho o activo vinculado a los intereses de propiedad que puedan pertenecer a PDVSA”, se lee en el documento introducido por Crystallex, al que tuvo acceso Caraota Investiga.

Fieri Facias es un vocablo jurídico en latín que significa “que hagas que se haga”. Una solicitud de embargo bajo estos términos exige que las propiedades del demandado sean otorgadas por las autoridades estadounidenses de inmediato a un oficial de la Corte, quien se encargaría de honrar el pago acordado al demandante como compensación.

Por su parte, Crystallex detalla en sus recursos introducidos en la Corte del Distrito Sur de Columbia que la demanda recae sobre PDVSA por tratarse de un “alter ego” de la República. No solo por el hecho de que la petrolera es una empresa estatal sino porque, para el momento de la expropiación en 2011, el expresidente Hugo Chávez decidió transferir los activos confiscados a Crystallex hacia PDVSA, quien a partir del momento de la medida pasó a manejar los intereses de la mina Las Cristinas y dejó a Crystallex en una situación financiera comprometida, según detalla un documento compilatorio introducido por Crystallex ante la Corte de Delaware en Noviembre de 2015.

¿Qué ha ocurrido en los últimos años?

En esta batalla legal, el Gobierno venezolano ha sabido jugar duro. Mientras se desarrollaba el litigio en contra de la República, Venezuela retiró 2.8 millardos de dólares de las cuentas de Citgo Holdings y las transfirió hacia la cuenta de PDV Holdings bajo la figura de “dividendos”. Una vez recibido los fondos, PDV Holdings transfirió el dinero completo a PDVSA.

De inmediato, Crystallex introdujo un recurso ante la Corte de Delaware exigiendo el retorno de estos fondos a territorio estadounidense y catalogó la operación como un intento deliberado de Venezuela de evitar el pago de indemnización que la República le adeuda a la empresa canadiense, petición que fue rechazada por la misma Corte en septiembre de 2016.

Apoyados en la decisión, Venezuela aprovechó la oportunidad para emitir un “swap” a los tenedores de bonos PDVSA 2017 para ser cancelados en 2020, ofreciendo como garantía 50,1% de las acciones de Citgo y los activos de sus subsidiarias: Citgo Holding Terminals LLC, Southwest Pipeline Holding LLC y Midwest Pipeline Holding LLC.



Debido al alto riesgo que esta operación significaba para el mercado y la posibilidad de que se tratara de un “bono basura”, el Gobierno venezolano se vio obligado a postergar el swap en varias ocasiones hasta cerrar el 27 de octubre de 2016.

En diciembre de ese año, Venezuela comprometió el 49,9% restante de las acciones de Citgo a cambio de un préstamo por 1.500 millones de dólares otorgados por la petrolera rusa Rosneft, recursos que fueron utilizados para oxigenar el mermado presupuesto de la República.



Pero Crystallex no detuvo sus esfuerzos para que se le honrara el monto adeudado y, el 4 de enero de 2017, introdujo un recurso ante la Corte de Delaware exigiendo que estas operaciones fueran catalogadas como fraudulentas y se honrara de inmediato la indemnización que Venezuela debe cancelarles.

La segunda victoria para la empresa canadiense llegó el 25 de marzo, cuando la Corte del Distrito Sur de Columbia ratificó la indemnización a favor de Crystallex y solicitó el pago de los 1.400 millones de dólares adeudados por Venezuela, que hoy equivalen a 14% de las reservas internacionales del país, que para la fecha de la publicación de este reportaje se encontraban en 9.850 millones de dólares.

Luego de dar un tiempo para apelar la decisión, la Corte Federal en Washington autorizó el 9 de junio pasado a Crystallex a emprender acciones que les permitiera honrar el monto que le adeudan, decisión que vino acompañada de un conjunto de solicitudes por parte de la empresa canadiense de congelar los activos de Venezuela en entidades como The Bank Of New York Mellon, Haitong Securities, Nomura Bank y Nomura Securities.

Ahora, Crystallex pisó a fondo el acelerador y solicitó ante la justicia norteamericana que se embarguen los activos de PDVSA en suelo estadounidense, por lo que las acciones de Citgo podrían quedar en manos de la justicia norteamericana.

¿Cómo quedará Venezuela?

En momentos en que el país se enfrenta a la posibilidad de que se incrementen las sanciones económicas, Crystallex podría picar adelante a las acciones del Departamento del Tesoro estadounidense y obtener los únicos activos que le quedan a Venezuela en el exterior.

“Ahora, el conflicto que se presenta es que Crsytallex no es el único acreedor de Citgo, hay otras empresas que también tienen casos abiertos contra Venezuela. El más grande de los arbitrajes pendientes es el de Conocco Phillips por 30 mil millones de dólares, aunque es probable que se decida por un monto muchísimo menor. Pero igual, lo único que tiene Venezuela en el extranjero es PDV Holdings y Citgo, de manera que va a haber un grupo de acreedores corriendo contra los mismos activos”, apunta el economista y experto en materia petrolera, José Toro Hardy.

Conscientes del riesgo que ello implica, la petrolera rusa Rosneft ha sostenido conversaciones para cambiar su colateral en la refinadora estadounidense Citgo por acciones en campos de gas y petróleo, además de productos refinados del país sudamericano, según reseña la agencia de noticias Reuters.

Entre los activos que Rusia estaría tratando de canjear pos las acciones de Citgo, se encuentran los campos petroleros de Rosa Mediano, Tía Juana y Lago Lagunillas en Zulia, además de los campos de gas natural Patao y Mejillones.

Pero el canje no quedaría solo allí, los soviéticos se quedarían también con los derechos de venta del campo Río Caribe y parte de la producción de todas las empresas conjuntas con PDVSA.

Mientras tanto, el resto de las empresas que sostienen demandas contra Venezuela en la Corte, como consecuencia de las expropiaciones ejecutadas por Hugo Chávez, acelerarán el paso para quedarse con los activos de la que fuera una de las tantas gallinas de huevos de oro con las que contaba Venezuela.

“Citgo en su momento llegó a tener 7 refinerías. Ya ha perdido varias o vendido otras. Citgo tuvo una capacidad de procesamiento de 3.5 millones de barriles diarios. Cuenta con una de las refinerías más grandes de Estados Unidos y una tubería que atravesaba todo el territorio de Estados Unidos de Sur a Norte. Tenia 37 terminales. 15200 estaciones de servicio abanderadas con la marca Citgo y llegó a controlar el 10% del mercado de gasolina de Estados Unidos, que es el mercado más grande. El daño que esta gente le ha hecho al país es incalculable”, explicó Hardy.
Para el experto en materia petrolera, la eventual pérdida de Citgo llevará a Venezuela a las condiciones previas a la nacionalización del petróleo en 1975, donde se requerirá de los servicios de otras empresas que compren el crudo venezolano sin procesar y lo vendan refinado a los mercados internacionales, por lo que la República recibirá un menor margen de ganancia como consecuencia de la producción petrolera y perderá lo que, durante la era democrática, fue su principal baluarte en materia de refinación y comercialización de productos derivados del petróleo en el mundo. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente: Con información de  Víctor De Abreu - http://www.caraotadigital.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...