domingo, 30 de junio de 2024

Jorge Andrés Saavedra Bedoya: CLAP e hipocresía, padre "amoroso" en redes y deudor moroso en tribunales de Colombia

En el turbulento mundo de los negocios y la política latinoamericana, pocos personajes encarnan tan claramente la transformación de un individuo común en un controversial empresario como Jorge Andrés Saavedra Bedoya. Este colombiano, cuya trayectoria serpentea entre la ambición desmedida y los cambios drásticos de vida, se ha convertido en el epítome de cómo el dinero y las influencias pueden corromper los valores más básicos.

Saavedra Bedoya inició su periplo académico en Colombia con la inocente aspiración de estudiar economía. Sin embargo, su insaciable sed de conocimiento -o quizás su indecisión crónica- lo llevó a saltar de carrera en carrera, abarcando finalmente administración de empresas y derecho de forma simultánea. En aquellos tiempos, que ahora parecen pertenecer a una era diferente, Saavedra Bedoya no escatimaba en expresar su gratitud hacia Laura, su entonces novia y luego esposa, por el apoyo incondicional que le brindó durante sus años universitarios hasta convertirse en abogado.

No obstante, el destino, o más bien la avaricia, tenía otros planes para este ambicioso colombiano. La vida de Saavedra Bedoya dio un giro radical al vincularse con el grupo comercial del empresario Alex Saab, una asociación que no solo catapultó sus perspectivas económicas sino que también desenmascaró su verdadera naturaleza. Como si de una metamorfosis kafkiana se tratara, Saavedra Bedoya abandonó a su esposa Laura y a sus hijos en Colombia, cambiándolos por una atractiva venezolana a quien ahora presenta, con una ironía que roza lo grotesco, como "el amor de su vida".

Pero la traición de Saavedra Bedoya no se limitó al ámbito personal. Antes de descartar a Laura como si fuera un peón en su juego de ajedrez empresarial, la utilizó descaradamente para impulsar los negocios que le servirían de trampolín económico en Venezuela. Laura, ingenua ante la manipulación de su entonces esposo, asumió el papel de administradora en Colombia de 4PL INDUSTRIAL S.A.S., una empresa fundada en 2014 que se convertiría en la pieza clave del entramado comercial de Saavedra Bedoya.

Esta compañía, aparentemente dedicada al transporte, almacenamiento, maquila, inventario y empaque de alimentos, con presencia en Colombia y República Dominicana, pronto revelaría su verdadera función: ser una de las proveedoras de alimentos para el programa estatal de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) en Venezuela. Este rol estratégico surgió cuando otras empresas vinculadas a Alex Saab se vieron envueltas en problemas para importar alimentos desde México a Venezuela, debido a investigaciones que las relacionaban con sobrefacturación y otras irregularidades.

La metamorfosis de Saavedra Bedoya de estudiante agradecido a empresario sin escrúpulos estaba completa. Los contactos y el dinero acumulados en Venezuela le permitieron no solo darse una vida de lujos, con ostentosos paseos en yates y viajes en avión privado y helicóptero, sino también iniciar una nueva relación con Mariangel Escobar Guevara, una venezolana nacida en 1995 en el estado Táchira, limítrofe con Colombia.

Escobar Guevara, psicóloga de formación y modelo desde joven, se convirtió en la nueva pieza del tablero de Jorge Saavedra. Con el respaldo económico y los contactos de su pareja, Escobar Guevara lanzó en 2021 su primer sencillo musical de reguetón titulado "Pecar", bajo el nombre artístico de Mvggiee. Este lanzamiento incluyó una campaña promocional en canales de televisión venezolanos y entrevistas en la prensa local, todo financiado con los frutos de los negocios cuestionables de Saavedra Bedoya.

La pareja se comprometió en 2021 y contrajo matrimonio a principios de 2022, sellando así la traición definitiva de Saavedra Bedoya a su familia en Colombia. Mientras tanto, en un giro irónico y cruel del destino, Laura ha continuado figurando en territorio neogranadino como administradora de 4PL Industrial S.A.S., consciente de que su papel ha seguido beneficiando al hombre que la abandonó.

Así, Jorge Andrés Saavedra Bedoya pasó de ser un estudiante agradecido a un empresario controversial, dejando tras de sí una estela de traiciones personales y profesionales. Su historia es un ejemplo de cómo la ambición desmedida y la falta de escrúpulos pueden transformar a una persona, convirtiéndola en el arquitecto de su propia decadencia moral.

Pero, convertido en empresario, mientras Jorge Andrés Saavedra Bedoya se pavoneaba por el mundo en 2023, exhibiendo una opulencia digna de las más extravagantes celebridades, su castillo de naipes ya había comenzado a tambalearse. El otrora prometedor abogado colombiano, ahora convertido en un empresario de dudosa reputación, se encontraba ya en 2019 en el ojo del huracán debido a sus turbios negocios en Venezuela y su asociación con el polémico Alex Saab.

La tormenta perfecta que se cernía sobre Saavedra Bedoya no tardó en desatarse. A mediados de 2023, mientras él y su flamante nueva esposa venezolana, Mariangel Escobar Guevara, alias "Mvggiee", disfrutaban de lujosos paseos por Europa -incluyendo una visita al afamado restaurante del chef turco Salt Bae en Grecia-, su ex esposa Laura tomaba medidas drásticas en Colombia. Cansada de la negligencia y el abandono familiar, Laura se vio obligada a demandar a Saavedra Bedoya por una deuda acumulada de más de 237 millones de pesos colombianos, en concepto de manutención para sus hijos en común, una suma que ascendía a más de 56.000 dólares americanos al cambio actual.  ->>Vea más...
 
FUENTE: Con información de Ciudad Gótica News

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

LEA...

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...