lunes, 9 de diciembre de 2019

Diputados opositores se prestaron para limpiar el oscuro historial de Alex Saab y la vasta red

Un estruendo sacude a la oposición venezolana. La investigación de Armando.info, website venezolano especializado en periodismo investigativo, destapó cómo diputados opositores al gobierno de Nicolás Maduro, en su mayoría de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, se prestaron para lavarles la cara a empresarios cercanos al propio Maduro como el colombiano Alex Saab, sancionado en julio por el Departamento del Tesoro.
El reportaje, publicado el primero de diciembre, desató una tormenta política en la oposición, encabezada por Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional. Con nombres, apellidos e identificación partidista, el trabajo describe a los parlamentarios que, actuando a nombre de la Asamblea Nacional y de la propia Comisión de Contraloría, se prestaron para limpiar el historial del colombiano y su vasta red empresarial, así como negar la existencia de cualquier investigación administrativa en su contra. Todo ello justo en el momento en el que varias jurisdicciones del mundo indagaban sobre sus oscuros negocios con el chavismo.

El 9 de octubre los diputados José Brito y Adolfo Superlano entregaron en Bogotá en la Fiscalía General de la Nación una carta en defensa de Carlos Lizcano. Este empresario colombiano opera en Venezuela varios de los negocios del barranquillero Alex Saab.

Todo comenzó en 2018. Desde entonces el diputado Luis Parra, del partido Primero Justicia, inició contactos con Carlos Rolando Lizcano Manrique, empresario colombiano que opera en Venezuela negocios de Alex Saab y su socio, el también colombiano Álvaro Pulido Vargas. A partir de allí tejieron una trama que involucró otros ocho diputados de varios partidos de una cada vez más fragmentada oposición. Se trata de José Brito y Conrado Pérez, también de Primero Justicia, Richard Arteaga y Guillermo Luces, de Voluntad Popular –el partido de Guaidó-, Chaim Bucaram, Héctor Vargas y William Barrientos, de Un Nuevo Tiempo, y Adolfo Superlano, hasta hace poco de la novel agrupación Cambiemos.

Los diputados llegaron con su gestión, incluso, a instancias internacionales. La más reciente ocurrió el 9 de octubre cuando los diputados José Brito y Adolfo Superlano consignaron una carta ante la subdirección de gestión documental de la Fiscalía General de la Nación, en Bogotá. Allí favorecían a Carlos Lizcano, nacido en Cúcuta pero nacionalizado venezolano recientemente, y su compañía Salva Foods, responsable de las Tiendas Clap:

“Nos permitimos oficializarle que luego de la verificación en los archivos correspondientes a los asientos del libro de denuncias, se concluye que para la fecha motivo del análisis no existe ninguna acción incoada en contra del precitado: Carlos Rolando Lizcano Manrique, ni de su razón comercial Salva Foods 2015, C.A”, dice la carta fechada el 20 de septiembre de 2019 y obtenida en exclusiva por Armando.info.

Carlos Lizcano y su empresa Salva Foods son apenas dos de los eslabones de la compleja red empresarial que Saab y Pulido idearon para controlar el programa estatal de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) desde su inicio en 2016. Esta involucra a sociedades en Colombia, Hong Kong, México y más recientemente en Turquía y Emiratos Árabes Unidos. Carlos Lizcano también desempeña un papel clave en la estructura de Saab para explotar y comercializar el oro venezolano.

Esa gestión del 9 de octubre ante la Fiscalía de Colombia resulta asombrosa, si se tiene en cuenta que esa entidad también ha investigado los negocios de Alex Saab y este año le imputó varios cargos en el denominado caso Shatex. Pero oficios como el que entregaron los diputados de oposición en Bogotá pudieron llegar, incluso, hasta el Departamento del Tesoro, quizás donde vigilan a Saab con más ahínco desde hace años.


Fuente: Con información de Semana

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...