lunes, 17 de octubre de 2016

Denuncian ajusticiamiento de hijo de defensor de derechos humanos por parte de policías de Puerto La Cruz

Según información recolectada por activistas de derechos humanos sobre el presunto ajusticiamiento del joven Luis Armando Urbano, hijo del presidente de FUNDA.PDEN, hecho acaecido el pasado 10 de octubre, el hoy occiso se encontraba en la calle principal del barrio Molorca de Puerto La Cruz, vistiendo una braga de PDVSA, donde decidió detenerse para tratar de arreglar un desperfecto mecánico en la cadena de su motocicleta. Pocos minutos después fue abordado por dos motorizados de la policía del municipio Sotillo, uno de ellos apodado “El Pechuga” y otro identificado como Richard Rattia, quienes le realizaron un cacheo al joven, el cual les entregó su cédula de identidad.
De acuerdo a la versión de los activistas de DDHH, los funcionarios verificaron que el joven era hijo del defensor de derechos humanos y llamaron a su comando. Sostienen que posteriormente “El Pechuga” le propinó un impacto de bala en el pecho al hoy occiso, quien cayó mal herido al piso. Luego de 30 minutos, y aun con vida, afirman que los oficiales se volvieron a comunicar con su comando informando que “tenían al objetivo”. Fue entonces que se presentó una patrulla de Polisotilo, donde aseguran que uno de sus tripulantes llegó con un revólver en la mano y lo colocó en el piso, en presencia de varios testigos que repudiaron la presunta siembra del arma para simular un enfrentamiento. Luego, según la versión, el joven, quien suplicaba por su vida, fue embarcado en la unidad policial y presuntamente amenazado de muerte por “El Pechuga”, por ser hijo del defensor de derechos humanos. Los defensores de DDHH sostienen haber recibido información confidencial por parte de uno de los oficiales que participó en el procedimiento, quien no estuvo de acuerdo con la presunta ejecución. Según esto, presumen que el electricista habría sido llevado a la parte alta de Makro en Puerto La Cruz, bajado de la patrulla, y ejecutado con otros tres impactos de bala, luego de colocarle un cartón sobre el cuerpo. No descartan que el procedimiento fuese realizado con consentimiento y apoyo de un supervisor de Polisotillo. El joven, quien recalcan que no presentaba antecedentes, fue ingresado a la morgue sin identificación. Tampoco descartan que algunos de los oficiales que participaron en la presunta ejecución tengan relación con el supuesto cobro de vacuna a microtraficantes y redes de prostitución. Semanalmente los periódicos regionales del estado Anzoátegui reflejan en sus noticias la muerte de presuntos delincuentes a manos de policías del municipio Sotillo. En tal sentido alertan sobre la supuesta operación de una banda de aniquilamiento, conformada por policías que participaron en la ejecución del joven electricista, la cual se dedicaría a atrapar a presuntos delincuentes con antecedentes, los ruletean y llaman a sus familiares para pedirles 100 mil bolívares o más para liberarlos y no ejecutarlos. Estiman que uno de sus miembros tendría aproximadamente 57 ejecuciones extrajudiciales y no ha sido acusado por lo que en opinión de los activistas de derechos humanos podrían ser crímenes de lesa humanidad. En torno a Richard Rattia indican que no ha sido acusado por malas prácticas policiales, debido a que su tío Carlos Rattia está “enchufado políticamente” y a que su madre fue directiva de Polisotillo. Agregan que en la Fiscalía 19 de derechos fundamentales supuestamente temerían imputarlo.

Fuente: Con información de Nota de Prensa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...