domingo, 6 de junio de 2010

ENTREVISTA a Rodolfo Sanz: "Las empresas básicas están en crisis, producen a pérdida"

Ni escondido ni evadido. Rodolfo Sanz asegura la transparencia de su gestión en el Ministerio de Industrias Básicas y Minería. Tras dos meses en silencio, aceptó contar su versión y responder la pregunta que todos querían hacerle:
-¿Por qué manejaba una cuenta de la Corporación Venezolana de Guayana en un banco de Líbano?

-Esa cuenta la abrimos en octubre del año pasado, cuando realizamos las ventas de aluminio a futuro. El banco ruso, Gazprombank, fue uno de los intermediarios porque el Gobierno tiene una alianza estratégica con Rusia y ese banco.

-¿Gazprombank es el banco que usa el Gobierno?

-Trabajamos financieramente con ellos y parece que van a establecer una sucursal en América Latina. Ojalá.

-¿Y cómo llegan a depositar los recursos en Líbano?

-Fue la sucursal del Líbano porque así lo determinó Gazprombank. Los intereses son más altos que en Moscú y nos dijeron que era más ventajoso.

-Era más ventajoso porque funciona como la cuenta de un paraíso fiscal.

-Yo no sé si es un paraíso o un infierno. No sé, pero nadie decía nada cuando teníamos cuentas en los bancos norteamericanos. El problema no es dónde está, sino la transparencia de las operaciones.

-¿Y usted garantiza esa transparencia?

-Claro. Si la Fiscalía quiere abrir una investigación puede revisar los movimientos. Aquí está la autorización del Banco Central para abrir la cuenta del Líbano y otra que está en el Banco de Desarrollo de China.

-O sea, ¿Nelson Merentes autorizó abrir la cuenta?

-Fue autorizado por él y el directorio del Banco Central.

-Llama la atención que fuera una cuenta cifrada.

-¿Qué cuenta cifrada? Eso es mentira, es una cuenta pública que manejamos la administradora, Lina Marcano, y yo.

-¿Cuánto dinero dejó en esa cuenta?

-No sé, allí están los saldos. Ese dinero fue cambiado en el Banco Central y devuelto en nómina, proveedores y utilidades.

-¿Pero cuál fue el saldo final de la cuenta?

-Son 10 millones de dólares.

-¿Y a dónde fueron los otros $490 millones de las ventas de aluminio?

-Los contratos de aluminio nunca dieron 500 millones, fueron 404.180.720 dólares y se gastaron en pago a proveedores, sueldos y salarios. Quien tenga dudas que haga una auditoría. Yo tenía dos opciones: o hacíamos esto o le pedía plata al presidente Hugo Chávez, y yo no estoy de acuerdo con eso.

-¿El Presidente estaba al tanto de esa cuenta?

-El responsable de esto soy yo. El Presidente no puede estar pendiente del manejo que hace cada ministro en una cuenta, eso es imposible como también es un exabrupto decir que el ministro Sanz tenía una cuenta personal en la que manejaba 500 millones de dólares, porque hay que ser bien estúpido para hacer eso, y yo tendré cara de malo, pero no creo que tenga cara de estúpido.

-Se supone que esos recursos iban para tecnología.

-Eso es mentira, ese dinero no era para tecnología. Ningún contrato de venta puede establecer en qué se van a usar los recursos. Yo vendí aluminio a futuro y me pagaron por adelantado, más nada.

-Pero con la crisis eléctrica, la CVG no va a poder producir el aluminio prometido.

-Esos compradores están dispuestos a negociar. Yo se lo dije al Chino (el ministro José Khan): "Se renegocian".

-En Guayana lo culpan de hipotecar las empresas.

-No hay ninguna hipoteca. Esos fueron buenos contratos: permitieron tener dólares por adelantado para resolver la crisis financiera de las empresas, le quitó el manjar de la boca a los que revendían cupos de aluminio y garantizó mercado en medio de una crisis mundial.

-¿Por qué no licitaron esos contratos?

-Son contratos de venta, no hacen falta licitaciones cuando se están mejorando los precios del mercado.

-¿Por qué no lo dijo antes?

-Bueno, porque no creí conveniente hablar. Yo consigné un acta de entrega y presenté un informe en Guayana. Allí estaban los medios de comunicación, pero lo que les interesa es pasarme factura porque eliminé los cupos del aluminio.

-Qué balance hace de su gestión en el Ministerio?

-Positiva

-¿Pero qué hizo?

-Conduje el proceso de estatización de Sidor; pusimos a producir minas de oro que tenía Crystallex y otras transnacionales; descubrimos y frenamos la explotación ilegal de coltán, el oro azul, e inicié una modalidad nueva: las operaciones económico-financieras en bancos de China y Rusia.

Reduje los sueldos de todos los gerentes de Sidor en 65% y aunque pude cobrar los 50.000 dólares que recibían los ex directivos, me quedé con los 6 millones de bolívares que ganaba como ministro. ¿Díganme si no fue una gestión positiva? Combatí el contrabando y derroté a los intermediarios. Supe a qué fui a Guayana, cumplí la misión que me dio Chávez y salgo satisfecho y con la frente en alto.

-¿Y por qué salió?

-Porque en cualquier gobierno los cambios son normales y el comandante Hugo Chávez consideró que ya había dado lo que tenía que dar, y lo asumo con naturalidad.

-¿Y ahora qué va a hacer? Se dijo que iba a lanzarse a diputado.

-Digo como León Trotsky: "Simplemente un cambio de posición dentro de la Revolución". No voy en las listas a la Asamblea Nacional, pero me formé en Miranda y desde aquí voy a trabajar en la campaña.

-¿Y cómo está con el Presidente?, ¿él está satisfecho?

-Creo que sí, no me ha dicho lo contrario. Yo fui al Consejo de Ministros y me despidió allí.

-Usted dijo una vez que "las empresas básicas llegaron al llegadero". ¿Estarán quebradas?

-Obviamente que están en crisis, nosotros producimos aluminio a pérdida. Que cualquier genio me diga qué debemos hacer si sacas una tonelada a 3.700 dólares y la vendes a 2.000. El costo laboral de cada tonelada está en 53%, cuando en Australia y Estados Unidos está en 16 y 17%. Nosotros decidimos garantizar los empleos pero eso hace que la relación trabajo necesario/trabajo excedente sea de -67%. Es decir, no hay producción de plusvalía.

-¿Qué hacemos entonces?

-El anclaje cambiario de antes también incidía negativamente. Cuando el precio del dólar pasó de 2,15 a 4,30 bolívares mejoró el flujo de caja. Pero también hay que hacer operaciones de carácter financiero, contratos a futuro, administrar muy bien los recursos e ir a la transformación aguas abajo. Es decir, crear procesadoras de aluminio y reubicar a los trabajadores en esos proyectos.

-Según lo que dice, el control cambiario es una traba.

--Es un control cambiario y punto. La economía nacional es una totalidad: si tú quitas el control hay una hemorragia de dólares. Al que sacara un dólar en Taiwán lo ahorcaban en una plaza, pero el milagro de "los tigres asiáticos" se dio así.

-¿Ahorcamos a la gente entonces?

-Bueno no lo ahorcamos, pero la medida contra las casas de bolsa busca adecentar el manejo de las divisas.

-Estamos en una economía global. Tanto así que la CVG ahora tiene una cuenta en Líbano.

-Sí, pero esa cuenta tiene controles también, no son dólares a la libre.

Fuente: Joseph Poliszuk - EL UNIVERSAL

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Y CUANDO LO DESCUBRIO?¿AHORITA QUE QUEDO AL DESCUBIERTO POR ES EXTRAVIO DE 500 MILLONES DE DOLARES DEPOSITADOS EN EL LIBANO?

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...