miércoles, 10 de abril de 2019

Exdirectivo de trasnacional denuncia pago de sobornos para ganar contratos de obras eléctricas en Venezuela

Carlos Sousa comenzó a sospechar que pasaba algo raro cuando su jefe le dijo que guardase los contratos en casa y no en su despacho. “Si hay una auditoría, serían difíciles de explicar”, le argumentó. Corría el verano de 2009 y el economista hispano-alemán, experto en sacar de los números rojos a empresas en dificultades, acababa de aterrizar como director general de la filial mexicana de la compañía austríaca Andritz, una de las principales empresas del país alpino, que solo en 2018 facturó más de 6.000 millones de euros.

Un año antes, Andritz Hydro, de la que dependía la subsidiaria en México, había logrado, junto con la alemana Voith Hydro (participada por Siemens), un gran contrato para renovar la central hidroeléctrica de Guri, la más grande de Venezuela y que genera la mitad de la energía del país. Dentro de ese gran proyecto, la filial que dirigía Sousa era la encargada de construir los llamados sistemas de excitación, que sirven para controlar los generadores de la central. Este subcontrato tenía un presupuesto de alrededor de 30 millones de euros, según publica el diario español El Confidencial.

Con el fin de coordinar los esfuerzos de todas las partes implicadas en el proyecto principal, la empresa organizó tres días de reuniones en su sede mexicana, en el estado de Michoacán. En la última de esas jornadas, tuvo lugar el encuentro en el que el jefe de Sousa, entonces director general de Andritz Hydro, Rüdiger Rösch, le recomendó guardar los contratos en un lugar seguro, lejos de su despacho. Además de ellos dos, en el cónclave también estaba presente Peter Magauer, en aquel momento director de ventas de Andritz Hydro.

“Me dijeron que iban a venir dos consultores, con los que íbamos a negociar y firmar unos contratos”, cuenta Sousa. Con tan solo verlos entrar en la sala, el exdirectivo comenzó a sospechar que se trataba de algo turbio. “Aquellos dos proveedores no tenían infraestructura para ofrecer los servicios” por los que se les contrataba, recuerda. Tampoco le gustó que uno de los documentos estuviera datado en una fecha anterior a su propia incorporación a la empresa.

Pero lo que le acabó de convencer de que el asunto era algo bastante diferente a lo que aparentaba es que en las negociaciones con quienes se presentaban como consultores para el mercado venezolano, y a quienes en la empresa se conocía familiarmente como Face y Shoe —Cara y Zapato—, nunca abordaron detalles sobre los servicios que se iban a prestar, sino que se centraron exclusivamente en cómo se iban a hacer los pagos del dinero “prometido”, según el relato de Sousa. ¿Prometido a quién? “A funcionarios públicos venezolanos. El dinero eran sobornos para ellos”, aclara el exdirectivo del gigante austríaco. “Había incluso una lista de nombres que se discutió en esa reunión”.

Tres millones de dólares
Los contratos firmados por Andritz con los consultores, que obran en poder de El Confidencial y del resto de medios que forman parte de la investigación internacional liderada por Correctiv, mencionan servicios como “conseguir el contrato para los sistemas de excitación de Guri II colaborando en las negociaciones” o “interpretar y comunicar las necesidades del cliente”, dada “la complejidad del mercado venezolano” y los “muy intensos contactos comerciales” de los asesores en la república bolivariana. Según lo establecido en esos contratos, los dos asesores se llevarían un total de tres millones de dólares. ->>Vea más...

Fuente: Con información de El Confidencial

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...