viernes, 2 de noviembre de 2018

Repsol espera que Venezuela le pague con petróleo hasta 720 M antes de cerrar 2018

Repsol empieza a ver algo de luz al final del túnel de Venezuela en el que está metido. Tras realizar importantes provisiones (695 millones en 2017) por la situación crítica que vive el país gobernado por Nicolás Maduro, la multinacional española está lanzando mensajes que reparen la percepción del mercado sobre la situación de la petrolera en el territorio latinoamericano. El más importante ha sido el potencial pago de deuda en especie por hasta 720 millones de euros.
En concreto, la compañía anunciaba este miércoles, durante la presentación de resultados del tercer trimestre de la compañía, que durante este mes de octubre ha recibido dos cargamentos de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) como pago en especie para cubrir saldos pendientes del Estado bolivariano con la firma presidida por Antonio Brufau, que ayer hizo su propuesta en firme para continuar cuatro años más en la compañía, hasta cumplir los 74.

Pero, además, el consejero delegado de la multinacional, Josu Jon Imaz, anunciaba a los analistas que espera recibir otros cuatro buques llenos de petróleo durante el mes de noviembre recién estrenado. Se trata de dos cargamentos del proyecto Cardón IV y otros dos de Petrocarabobo, a sumar a los dos de Petroquiriquire ya entregados, tres explotaciones propiedad de PDVSA con las que salda sus deudas pagando en especie "debido a las limitaciones operativas del sistema de refinanciación venezolano", explica la agencia especializada S&P Global Platts.

Repsol valora estos activos petrolíferos en hasta 720 millones de euros. Como ha explicado el máximo ejecutivo de la compañía, cada carga supone entre 80 y 120 millones de euros para la compañía, con lo que si finalmente llegan a destino los seis buques venezolanos, Repsol podrá subsanar una parte del deterioro que acumula en el país latinoamericano, que aprovecha la subida del crudo al entorno de los 80 dólares para mitigar una situación que costaba a la petrolera española a mediados de este año unos 1.363 millones de euros.

En sus últimas cuentas, la compañía ha decidido mantener su exposición patrimonial, que venía reduciendo en los últimos trimestres. Así, la petrolera aún tiene 795 millones allí expuestos, aunque hace un año esta cifra era de casi 2.200 millones, que ha ido rebajando a base de provisiones.

Con este panorama, la empresa subió este miércoles un 4,35%, convirtiéndose así en el valor más alcista del Ibex 35. Desde primera hora del día escaló con fuerza, tras presentar los mejores resultados trimestrales de una década y tras lograr unos beneficios de 625 millones de euros. Con este repunte, la compañía logra frenar la fuerte caída que ha sufrido en el último mes.

No en vano, a finales de septiembre llegó a estar por encima de los 17 dólares. Fue entonces cuando el petróleo inició un descenso desde los 85 dólares hasta los 75 actuales, una conyuntura que está afectando a todas las empresas del sector. Pero, además, Repsol tiene que cargar con la presión de CaixaBank, que decidió deshacerse de la mitad de su participación del 4,61% y anunció que vendería durante los siguientes seis meses el resto, hasta el 9,36% del capital social que lo convertía en su primer accionista.

Al margen de la situación en el país chavista, los analistas pusieron el foco sobre la situación que vive la compañía en Libia. Durante el tercer trimestre, Repsol redujo la producción por los conflictos que vive el país a nivel interno desde la caída durante la Primavera Árabe del que fuera máximo dirigente durante décadas Muamar el Gadafi. El propio Josu Jon Imaz señaló que los descensos de extracción de crudo se debieron a problemas puntuales de seguridad en sus instalaciones durante el mes de julio, cuando tuvieron que detener la producción por motivos de seguridad.

Aunque la situación del país africano ya ha mejorado y Repsol espera que siga mejorando en esta última parte del año, la compañía advertía al regulador de los mercados de que "la incertidumbre sobre el futuro político de Libia y el menoscabo en la situación de seguridad siguen afectando a las perspectivas de su industria petrolera. Actualmente, el país ha recuperado la producción de petróleo y las exportaciones, pero la proliferación de milicias armadas podría dar lugar a nuevos enfrentamientos entre ellas (en el mes de agosto, fueron especialmente violentos) y a bloqueos de yacimientos petrolíferos y terminales de exportación".

Fuente: Con información de JUAN CRUZ PEÑA - https://www.elconfidencial.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...