jueves, 29 de noviembre de 2018

Alejandro Andrade sin lujos y en braga de prisionero

El 25 de febrero se le vence el plazo a Alejandro (a) El Tuerto Andrade para presentarse ante las autoridades correspondientes e ingresar en una prisión estatal. Dejará atrás sus viajes en avión privado, sus trajes de marca y la comodidad de su enorme finca porque al ingresar lo primero que recibirá será un uniforme: pantalón y camisa color kaki, una franela blanca, un par de botas, una toalla y un juego de sábanas, porque deberá hacerse su propia cama en la diminuta prisión que le toque. Y como la prisión tiene servicio de lavandería, pues también deberá lavar lo suyo, sin doméstica que le ayude ni le planche ni le organice el closet.

Al llegar, será entrevistado y examinado por personal de las unidades de administración. Se le evaluará su salud física mental y luego se le dará orientación formal de los programas, servicios, políticas y procedimientos de esa instalación.

Atrás quedará su colección de relojes también. En la prisión, Andrade tendrá limitada la cantidad de bienes (joyas, fotografías, libros, revistas, etc.) que pueda poseer porque la institución les da ropa, artículos de higiene y ropa de cama. Aunque los reclusos podrán comprar algunos artículos de cuidado personal, zapatos, algo de ropa deportiva y algunos alimentos.

“Los reclusos solo pueden poseer aquellos artículos que están autorizados a retener en el momento de la admisión a la institución, los artículos emitidos por el personal autorizado, los artículos comprados por el comisario o los artículos comprados o recibidos a través de canales aprobados por el personal autorizado por la institución. Todos los demás artículos se consideran contrabando y serán incautados y eliminados (destruidos, enviados por correo de la institución a expensas del recluso, etc.) de acuerdo con las regulaciones de la Oficina. El contrabando que amenaza la seguridad de la institución puede resultar en una acción disciplinaria y / o en un proceso penal para el preso”, según dicen las normas del Federal Bureau of Prisions.

Las visitas – viernes, sábado y domingo, de 8 de la mañana a tres de la tarde-, deberán estar previamente indicadas en una planilla, donde estarán los nombres de los familiares cercanos. Los amigos o interesados en verle serán un máximo de diez personas y deberán ser autorizados previamente por Andrade. ->>Vea más...

Fuente: Con información de Elizabeth Fuentes - https://elcooperante.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...