miércoles, 17 de octubre de 2018

El lujo asiático que vendía Nervis Villalobos para blanquear dinero de la corrupción

La libertad le duró poco a Nervis Villalobos: cinco semanas anduvo disfrutando de nuevo las calles de Madrid, luego de que un juez decidiera su excarcelación el 14 de septiembre pasado porque, según el expediente, “no ve con suficiente claridad que los hechos investigados puedan desembocar en una condena penal”.

Pero la justicia tocó de nuevo a su puerta hoy y el ex Viceministro de Energía Eléctrica de Hugo Chávez regresó a prisión, esta vez con cargos mayúsculos y muchos menos millones en sus abultadas cuentas bancarias, confiscadas junto a propiedades inmobiliarias de lujo utilizadas para lavar dinero a las personas cercanas al chavismo. “Columbus One – una de sus empresas-, era el medio de blanqueo de capitales de políticos venezolanos y directivos de PDVSA, quienes ayudaron a ocultar las ganancias ilegales obtenidas mediante la inversión de los fondos en activos inmobiliarios situados en España”, señalaron las autoridades .

Hoy, en las dos sedes de Columbus One, una en Madrid y otra en Marsella, nadie responde el teléfono. Solo una contestador bilingue solicita dejar el mensaje a los inversionistas interesados. Las dos mujeres que dirigen ambas oficinas – Blanca Pérez en Madrid y Anastasia Voronecka en Marbella-, tampoco responden sus teléfonos, mientras las millonarias propiedades que ofrecían a sus clientes y prometían como “un vehículo de inversión único en el sector de hospedaje en los mercados sudeuropeos”, han sido incautadas. Entre ellas, un edificio de lujo ubicado en la calle Jose Abascal 48, con apartamentos de màs de 200 metros cuadrados, y por los cuales pedían la cifra de dos millones de euros cada uno, como mínimo.

Un edificio tan lujoso que su remodelación fue noticia en varios medios locales. Cuenta con tres puestos de estacionamiento robotizados y elegantes áreas comunes que incluyen Spa y gimnasio. Basta asomarse el portal de ventas (https://www.joseabascal48.com/es/las-viviendas/) para asombrarse con la calidad y lujo de lo ofrecido:
“De la segunda a la séptima planta, cada piso acoge dos espaciosas viviendas con acceso privado desde el ascensor hasta su entrada. El patio interior de uso privado y exclusivo se orienta hacia el hermoso atrium del edificio. Ofrecen un elegante salón, un comedor y una gran cocina completamente equipada con acabados impecables y electrodomésticos de alta gama. Hay cuatro dormitorios de amplio tamaño, cada uno con baño en suite y armarios empotrados. Estas excepcionales viviendas incluyen dos plazas de garaje con la posibilidad de adquirir plazas adicionales. Precios desde 1.950.000 €”
En su amplia cartera de posibilidades de inversión, Columbus One también estimulaba a invertir en un hotel cercano al aeropuerto de Barajas, “con mas de 7 mil metros de construcción, completamente renovado… el contrato con la cadena Travelodge British hotel asegura tanto el pago a tiempo como una tasa de ocupación de 90% en sus espaciosas 74 habitaciones totalmente equipadas”.

Y asimismo en el Complejo Residencial Columbus Hill, “localizada en el privilegiado paisaje de Sierra Blanca, en Marsella, con vista al mar…”, apartamentos de hasta 200 metros cuadrados, con piscinas, pisos de madera, etc., “para quienes aspiren a disfrutar de un estilo de vida elegante”, reza la oferta. Todas esas propiedades están ahora en manos de la justicia.

Los promotores de Columbus One ofrecían a sus clientes extender sus tentáculos más allá de Madrid, Barcelona y la Costa del Sol. Sus ambiciones incluían inversiones de hoteles en Portugal, Francia e Italia y prometían una apertura en poco tiempo de sus oficinas en Milan y Portugal. “Hay mucha demanda de quienes buscan turismo de alta clase y demandan lujo y buen gusto”, señalaban.

Lo cierto es que en el registro oficial de Madrid, el nombre de Nervis Villalobos no aparece en la directiva de Columbus One, pero sí el argentino Luis Fernando Vuteff,otro de los detenidos ayer en el operativo y quien ocupa once cargos distintos en varias de las cuatro empresas amparadas bajo el paraguas de Columbus One: Bienes Raíces, Hoteles, Healthcare Facilities y Administración de Propiedades. Historia que se repite con otro de los involucrados, el abogado venezolano Jose Vicente Amparan Croquer, Presidente y apoderado a su vez de otra empresa, Bonorvo Investment, cuyo socio es el argentino detenido.

Y si aun no se conoce el nombre de todos los apresados, cabe imaginar que la justicia española estará tras la pista no solo de José Vicente Amparan sino de Ralph Stheinmann, un oscuro personaje que funge de Presidente y Apoderado de dos de las filiales de Columbus One.

En la operación Calavera -como se llamó la captura de Villalobos y sus socios-, fueron detenidas tres personas más, se ordenaron cuatro ordenes de captura internacional a otros cuatro involucrados en el esquema de lavado y se incautó un patrimonio de al menos 72 millones de euros, entre los que está el hotel cercano al aeropuerto, dos edificios de apartamentos de lujo, el complejo de Marbella y decena de inmuebles localizados en el barrio de Salamanca, en Madrid, uno de los más caros de la capital.

Con 130 inmuebles embargados preventivamente y sus cuentas bancarias bloqueadas, el exviceministro de Energía de Hugo Chávez debe estar sufriendo un infierno similar al de los miles de venezolanos que llevan días sin luz eléctrica gracias, entre otros, a personajes como Nervis Villalobos, cuya gestión fue luz en la calle y oscuridad en la casa.


Fuente: Elizabeth Fuentes - https://elcooperante.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...