martes, 25 de septiembre de 2018

El “curioso” mecanismo usado por PDVSA para pagar a Odebrecht los trabajos del tercer puente sobre el Orinoco (+Parte II)

Las obras inconclusas del tercer puente sobre el Río Orinoco se pagaron con fondos prevenientes de un fideicomiso constituido con los ingresos obtenidos de la empresa brasileña Braskem perteneciente al Grupo Odebrecht. Al menos USD 16.181.455,70 provinieron de ese fondo, de acuerdo a una solicitud de instancias internas de Petróleos de Venezuela S.A. al presidente de la estatal para la época, Eulogio Del Pino, para que autorizara el pago de los trabajos asignados a la empresa brasileña Constructora Norberto Odebrecht S.A.
Un llamativo esquema mediante el cual, con el dinero obtenido por parte de PDVSA de Braskem por concepto de pago por la compra de Gasolina Natural (GAN) y Nafta Liviana (LVN), se cancelaban los trabajos encomendados a la constructora por Venezuela. Sin embargo, para llevar a cabo dichos pagos, PDVSA tuvo que recurrir a un préstamo de USD 1.000 millones al Deutsche Bank que solventara la falta de liquidez de la estatal petrolera y permitiera hacer las cancelaciones a tiempo, evitando así los reclamos de la petroquímica brasileña. Una, por decir lo menos, curiosa trama sobre la cual sería altamente conveniente poner la lupa por partes de las autoridades competentes, de acuerdo con un reportaje de Maibort Petit en venezuelaaldia.com

Según el portal BN Americas Braskem S.A. es una empresa de capital abierto dedicada a la importación y exportación de combustibles, productos químicos y petroquímicos, propiedad de la Organización Odebrecht. “Es responsable de la producción, distribución y comercialización de suministros como vapor, agua, aire comprimido, gases industriales y electricidad, así como también provee servicios industriales. La firma con sede en el estado de Bahía es propiedad conjunta de Odebrecht (50,1%) y Petrobras (47%). Braskem posee 41 unidades industriales en Brasil, México, Estados Unidos y Alemania. Ubicada en la ciudad de Camaçari, Braskem es el resultado de la fusión en 2002 de seis empresas, propiedad de Odebrecht y el grupo Mariani”. Su sede se encuentra en la Rua Lemos Monteiro, 120, Edifício Odebrecht, São Paulo, São Paulo, Brasil. Su teléfono es el 55-11-3576953.

En las Islas Cayman aparece registrada Braskem Incorporated Limited, la cual está dedicada al comercio de resinas termoplásticas y productos petroquímicos básicos. La empresa era anteriormente conocida como CPN Incorporated Limited. Opera como una subsidiaria de Braskem S.A. Su dirección es PO Box 309, George Town, KY1-1104, Islas Caimán.

Bloomberg refiere que Braskem Inc. “informó los resultados de ganancias para los seis meses finalizados el 30 de junio de 2018. Para el período, la compañía reportó una utilidad neta ajustada de BRL (Real brasileño) de 1.159.000 contra una pérdida neta ajustada de BRL 24.691.000 hace un año”.

Odebrecht es dueña de 38,1 por ciento de las acciones de Braskem y 50,1 por ciento de los votos en sus decisiones, lo que le otorga el control efectivo de la compañía (Petrobras es propietario de 36,1 por ciento de la participación accionaria).

Como parte de la Organización Odebrecht, Braskem no escapa a las acusaciones de corrupción que la llevaron, incluso, a reconocer en diciembre de 2016 junto a su casa matriz, haber pagado comisiones en Venezuela por 98 millones de dólares. La confesión la emitió ante la Corte del Distrito Este del estado de Nueva York, en Estados Unidos, una afirmación que convirtió al país en el segundo —después de Brasil— con el nivel más alto de coimas canceladas.

Las investigaciones llevadas a cabo conjuntamente por las autoridades judiciales de Estados Unidos, Suiza y Brasil, llevaron a determinar que Odebrecht y Braskem pagaron sobornos a funcionarios de gobiernos de varios países con el objetivo de obtener contratos de obra pública. Ambas empresas llegaron a un acuerdo con la justicia de las tres naciones, según el cual pagarían más de 3 mil millones de dólares —posteriormente la suma bajó a USD 2.600 millones— además del compromiso de Marcelo Odebrecht y más de 70 exejecutivos de la firma de colaborar con las autoridades suministrando información acerca de las personas que recibieron las coimas, a cambio de recibir rebajas en sus penas.

Las investigaciones y documentos que se procesan en los Estados Unidos, refieren que Braskem falsificó registros para ocultar el pago de sobornos en Brasil, los cuales oscilan entre los USD 175 millones y los USD 250 millones.

Pero mientras en la mayoría de los países involucrados en la trama de corrupción ha habido avances en las investigaciones, en Venezuela es poco lo que se sabe pues el hermetismo es política. Por otra parte, el caso Odebrecht tiene en Venezuela un componente adicional: el retraso de las obras, toda vez que la propia empresa reconoció que once de los trabajos que les encomendaron se encuentran inconclusos. Pese a este agravante, el gobierno y las autoridades judiciales se mantienen silencio sobre el tema e, incluso, han vedado el acceso a los expedientes.

La fiscal general de la república en el exilio, Luisa Ortega Díaz, solicitó orden de captura internacional contra Nicolás Maduro y pidió un antejuicio de mérito al también exiliado Tribunal Supremo de Justicia designado por la Asamblea Nacional en manos de la oposición venezolana.

Hay que acotar, sin embargo que para la organización Transparencia Venezuela, el monto de los sobornos pagados por Odebrecht en el país es superior al señalado oficialmente hasta ahora. Para hacer esta afirmación se sustentan en dos elementos, uno, la declaración rendida el Supremo Tribunal Federal (STF) en mayo de 2017, por Mónica Moura, pues en esa ocasión la mujer dijo que durante la campaña de reelección de Hugo Chávez Frías, ella y su esposo, Joao Santana, recibieron USD 35 millones, de los cuales USD 11 millones se entregaron en efectivo y el resto a través de Odebrecht y la constructora Andrade Gutiérrez, mediante depósitos en Suiza, a pesar de estar prohibido en las leyes venezolanas el financiamiento internacional, así como el manejo de dinero efectivo en las campañas electorales.

En segundo término, se refiere a la citación que el Ministerio Público formuló en calidad de imputadas a Elita Del Valle Zacarías Díaz y su hija María Eugenia Baptista Zacarías, por presuntamente estar relacionadas con el caso Odebrecht y se ordenó el congelamiento de sus cuentas que ascienden a USD 42 millones. Estas mujeres están vinculadas a Haiman El Troudi (esposa y suegra), quien fue ministro del Poder Popular para Transporte Terrestre y Obras Públicas.

La sumatoria de las cifras antes mencionadas es USD 77 millones y solamente corresponden a un período y a un ministro de los 28 que, según las averiguaciones llevadas a cabo por Transparencia Venezuela, estarían de alguna manera relacionadas con los 32 contratos que se suscribieron en el país con Odebrecht.

Transparencia Venezuela también difiere de las autoridades —esta vez de las venezolanas— respecto al número de los trabajos inconclusos de la empresa brasileña en el país, pues asegura que son 29 las obras sin terminar y no once como indica la fiscalía.

Para la ONG un mecanismo que ha servido para facilitar los casos de corrupción ha sido la firma de una serie de acuerdos binacionales entre Venezuela y Brasil, bajo cuya figura se eluden los procesos de licitación y se recurre a la adjudicación directa. Transparencia Venezuela refiere que entre 2005 y 2011, ambos países suscribieron por lo menos 47 convenios de cooperación. Igualmente estima la organización, que las sucesivas reformas a la Ley de Contrataciones Públicas han abierto las puertas para la asignación a dedo de jugosos contratos a empresas que, como ese el caso, se encuentran altamente cuestionadas.

Fue en este contexto de acuerdos bilaterales, que se otorgó a la Constructora Norberto Odebrecht S.A. los trabajos de ejecución del sistema vial tercer puente sobre el río Orinoco entre los estados Bolívar y Guárico.

La necesidad planteada para enmendar el contrato

Fechada el 8 de diciembre de 2014, la Dirección Ejecutiva de Comercio y Suministro, la Dirección General de Mercado Internacional y la Gerencia Comercial de la Región Suramérica de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA) presentaron una solicitud de Enmienda del Contrato de Suministro de Gasolina Natural (GAN) y Nafta Liviana (LVN) a Braskem 2013-2017. Se trataba de la segunda modificación de la negociación llevada a cabo entre la estatal petrolera venezolana y la empresa petroquímica brasileña Braskem, perteneciente a la Organización Odebrecht.

Esta nueva enmienda buscaba “establecer los términos necesarios para que la facilidad de crédito a ser otorgada a PDVSA por Deutsche Bank, sea pagada con los recursos generados bajo dicho contrato de suministro”.

Se referiría que Braskem Inc. Ltd. propiedad del grupo Odebrecht S.A., llevaba a cabo obras para República Bolivariana de Venezuela en el contexto del convenio bilateral con la República Federativa de Brasil, para cuyo pago se ejecutaba para la época un contrato de suministro de GAN y LVN entre PDVSA y la compañía brasileña.

El 10 mayo del 2011, se firmó la “Declaration of trust Re Certain Receivables” entre PDVSA Petróleo S.A. (PDVSA), y el Banco Espirito Santo, con el objetivo de constituir un fideicomiso que se alimentaría de los recursos generados por las exportaciones de LVN y GAN que PDVSA efectúa a Braskem bajo el antes citado contrato de suministro.

El 7 de diciembre de 2012, se suscribió un contrato de suministro de LVN y GAN entre PDVSA y Braskem, vigente desde el 1° de enero 2013 hasta el 31 de diciembre 2015, el cual comprendía la entrega de tres cargamentos mensuales de GAN/LVN de 250 MBls c/u e incluía la figura del “Comprador Alternativo” como intermediario financiero de Braskem, para disminuir los días de pago de 30 a 15 días.

La primera enmienda de este contrato fue aprobada el 25 de noviembre de 2014, en la reunión ordinaria N° 2014-023 la cual fue suscrita por el Director Ejecutivo de Comercio y Suministro.

Los recursos depositados en el citado fideicomiso constituido por las entregas de LVN y GAN efectuadas por PDVSA a Braskem, en los años 2013 y 2014, servían para cubrir el compromiso de USD 500 millones anuales que se cancelaban a Odebrecht S.A., por la construcción de distintas obras en Venezuela.  ->>Vea más...

Fuente: Con información de Maibort Petit - http://www.venezuelaaldia.com  ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...