domingo, 23 de septiembre de 2018

David Morán Bohórquez: Guyana y Saint Croix, serán el nuevo eje petrolero del Caribe

ArcLight Capital Partners, una firma estadounidense de capital privado, espera que la antigua refinería de Hovensa en la isla St. Croix (Islas Vírgenes de EEUU) pueda procesar 200.000 barriles por día de crudo y entregar combustibles al mercado en enero de 2020. Para ello han anunciado que invertirán hasta unos 1.400 millones de dólares en la adecuación (revamping) de la vieja refinería.

Hovensa era una sociedad 50-50 entre la estadounidense Hess y la estatal Pdvsa en una refinería con capacidad para procesar 500 kbpd y un terminal de aguas profundas con capacidad de almacenar 32 millones de barriles. La sociedad se inició en 1998, y catorce años después, en 2012 paralizaron la refinería aduciendo pérdidas por 1,3 mil millones de dólares entre 2009 y 2011.  En 2014 se declararon en quiebra ante una corte federal de las Islas Vírgenes, asumiendo sus dueños, Hess y Pdvsa, más de 1.860 millones de dólares en pérdidas, incluyendo intereses. La declaratoria de quiebra les permitió rematar los activos como como una instalación de almacenamiento sencilla por sólo 184 millones de dólares a Limetree Bay Refining una sociedad entre ArcLight Capital Partners (80%) y Freepoint Commodities (20%).

Este mes, Brian Lever, quien dirigió la antigua refinería de Hovensa en St. Croix para Hess y Pdvsa hasta  2012, se unió a Limetree Bay Refining como presidente y director de operaciones, según su perfil de LinkedIn.

Además de contratar a Lever como presidente, Limetree Bay busca cubrir puestos que incluyen vicepresidente senior de refinación, vicepresidente de operaciones de refinación y jefes de operaciones y mantenimiento de coquerías, según su sitio web. La actividad de construcción y el reclutamiento de ejecutivos con experiencia en refinación indican que la operación de reinicio avanza rápidamente.

El gran mercado del Caribe

Arclight ha dicho quiere producir combustibles para barcos(Bunker) que cumplan con un mandato de emisiones de la Organización Marítima Internacional (IMO en inglés) que exige que los grandes buques oceánicos cambien para el año 2020 a combustibles que contengan no más de 0.5 por ciento de azufre, muy por debajo de los actuales límite de 3.5 por ciento. La firma consultora Wood Mackenzie ha calculdado que la entrada en vigencia del mandato de la IMO sobre combustibles marinos podría significa un aumento de precios de unos de entre 24.000 millones a 60.000 millones de dólares en 2020. Si Limetree Bay termina su adecuación a tiempo, podría capturar parte de ese incremento y ganar bastante dinero.


El mercado de bunker marino en Latinoamérica es según cifras de la Agencia Internacional de Energía de unos 190.000 b/d. El mercado de bunker marino en las islas del Caribe alcanzará un valor de US$ 16,4 mil millones en 2023 con una  la tasa anual compuesta de crecimiento del 10,7% entre 2017 y 2023, según la empresa Allied Market Research.

Pero Pdvsa no se preparó para ese baile. Además que está perdiendo sus activos en el Caribe, en Saint Croix, Saint Eustatius, Bonaire, no adecuó sus refinerías para producir bunker marino de muy bajo contenido de azufre. De hecho, acompañando la debacle de la producción petrolera nacional, va la de la refinación nacional, trabajando apenas a un 35% de su capacidad nominal.

Guyana,  joya petrolera

Los descubrimientos de la compañía ExxonMobil en el campo costa afuera Stabroek en Guyana han sido impresionantes.  indican una cantidad de hidrocarburos recuperable estimada en más de 4 mil millones de equivalentes de petróleo (bpe) y el potencial de hasta cinco buques flotantes de producción, almacenamiento y descarga (FPSO en inglés). Según en plan de explotación de la empresa,  producirán más de 750.000 b/d para 2025.


Pero tan temprano como 2020, estarían produciendo 120 kbpd. Si bien ExxonMobil ha aportado la ingeniería de producción en aguas ultra profundas, la concesión de operación del bloque Stabroek le gue otorgada por el gobierno de Guyana, a un consorcio donde ExxonMobil tiene el 45% y ¿adivinen que? Hess (si, la misma ex socia de Pdvsa en Hovensa) el 30% y el restante 25% la empresa estatal china China National Offshore Oil Corporation (CNOOC), hermana de sangre de las estatales Sinopec y PetroChina (China National Petroleum Company CNPC) que operan en Venezuela. En apenas 2 años, ese consorcio estará produciendo el equivalente al 10% de la producción petrolera de Venezuela, pero de crudo liviano y dulce (de bajo contenido de azufre) y 7 años el equivalente al 62%, si es que no sigue cayendo la producción nacional.

Tenemos entonces que a partir de 2020 cambiará radicalmente la realidad petrolera del Caribe.

El nuevo eje petrolero


Con unos requerimientos de mejores combustibles marinos que Pdvsa ni siquiera intenta alcanzar. A duras penas opera a bajísima capacidad las refinerías locales. Una abundante oferta de crudo liviano y dulce diponible y una refinería renovada para producir combustibles marinos de alta calidad (bajo contenido de azufre)

Sin duda alguna se conformará un eje petrolero Guyana-Saint Croix que cambiará y dominará el mercado petrolero del Caribe en los años venideros.

Y Trinidad & Tobago lo sabe. Ese país sufre una merma importante en sus reservas de gas, pero tiene una muy buena infraestructura para procesarlo (trenes de licuefacción) y comercializarlo. A pesar que el gobierno de Venezuela le acaba de conceder de manera opaca un contrato de suministro de gas desde el campo  Dragón en Venezuela a la instalación gasífera Hibiscus de la empresa Shell en T&T, su primer ministro Keith Rowley, afirmó que T&T apoyará a Guyana en su diferendo territorial con Venezuela. No lo duden, T&T también querrá gas del bloque Stabroek para procesarlo en sus trenes.

No está demás decirles, que el campo petrolero Stabroek se extiende desde las aguas terrotoriales de Guyana hasta aguas del Esequibo, que Venezuela reclama como propias.


La destrucción del futuro del país que inició Hugo Chávez y continuó Nicolás Maduro no tiene referencia histórica. Arruinar a un país petrolero, hasta volverlo miserable.

Estemos claros, la reconstrucción será dura, pero será posible. Eso sí, será mas difícil mientras más tardemos en desalojar a estos saqueadores del poder.



David Morán Bohórquez es un ingeniero industrial y articulista venezolano | @morandavid

Fuente: David Morán Bohórquez - Artículo de Opinión - https://www.lapatilla.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...