jueves, 23 de agosto de 2018

Los negocios de Eudomario Carruyo: PDVSA compró empresa chatarra de cereales con sobreprecio

Con el argumento de que se trataba de una empresa levantada sobre unos valiosísimos terrenos, PDVSA adquirió a un elevado precio una empresa que posteriormente se convirtió en la Planta Procesadora “Cereales La Cruz” en el estado Anzoátegui. Una compra caracterizada por una serie de irregularidades y bajo condiciones inconvenientes para la república.

Bajo la recomendación de Edumario Carruyo, exdirector Interno de Finanzas y presidente de las Juntas del Fondo de Pensiones y de Previsión, la junta directiva de Petróleos de Venezuela, PDVSA, aprobó la compra de una planta procesadora de cereales deteriorada o “chatarra”, con sobreprecio y en divisa extranjera, aun cuando su empresa propietaria era venezolana, de acuerdo con un reportaje de la periodista Maibort Petit en venezuelaaldia.com.

Un informe en nuestras manos remitido el 27 de marzo de 2015 al presidente de Petróleos de Venezuela, PDVSA, Eulogio Del Pino, hace referencia a una instrucción de ese despacho de fecha 26 de marzo de 2015, de iniciar una investigación preliminar sustentada en la revisión documental, dado que existía la presunción de la comisión de irregularidades en la adquisición de las acciones a la empresa Wheat Milis, C.A, propietaria de la Planta de Molinos de Oriente MOLORCA, que luego se convirtió en la sociedad mercantil “Complejo Agroindustrial José Antonio Anzoátegui” Empresa Socialista Procesadora de Cereales, S.A.

La planta había sido valuada por la empresa tasadora Venezolana de Avalúos, S.A. a mediados de 2008, concluyendo que el terreno donde se encontraba tenía una ubicación privilegiada y se estimaba su valor sobre el método de comparación directa con el mercado en Bs 70.7 millones. Además se consideraba que la planta contaba con una estructura principal conformada por un conjunto de edificios, además de 16 silos de concreto con una capacidad de 1.200 toneladas cada uno y 6 Silos de concreto de 800 toneladas cada uno, para una capacidad de almacenamiento de trigo de 24 mil toneladas, además de dos silos pulmones de 1.500 toneladas cada uno. Contaba también con dos molinos, uno para la producción de harina de trigo panadero marca GOLFETTO y otro para la producción de harina para pastas marca OCRIM, este último fuera de servicio aproximadamente desde el año 2000.

La inspección ocular reveló la existencia de un grupo de máquinas y equipos que presentaba un pésimo estado de conservación. El molino harinero había estado paralizado seis años y reinició sus operaciones en el año 2006, bajo la forma de arrendamiento a la empresa MONACA. Durante mucho tiempo existió también una planta de pastificio de la que, a la fecha, solo quedaba el galpón donde funcionaba. La capacidad instalada nominal del molino era de 270 ton/día y la del molino semolero 170 ton/día, aunque la capacidad real era muy inferior y probablemente no alcanzaba a un 40 por ciento de esa cifra, como consecuencia del estado de deterioro general de los equipos; la capacidad de almacenamiento de producto terminado era de 675 toneladas.

A pesar de este panorama, Venezolana de Avalúos, S.A. presentó los resultados de su estudio el 8 de agosto de 2008 en el que aseguraba que el valor de la planta estimado sobre la base de enfoque del costo sobre el cual se aplicaba una cantidad de depreciación, como resultado de la edad, vida útil, vida remanente y estado de conservación, que alcanzaba la cantidad de Bs. 26.870.959 era de Bs. 97.570.959. El avaluó se le presentó al Auditor General Adjunto, Marcos Cerrudo, quien renunció a PDVSA aproximadamente en 2010.


Poco después, el 5 de noviembre de 2008, con base en lo expuesto, Eudomario Carruyo, director de PDVSA sometió a la consideración de la junta directiva de la estatal, la aprobación de la adquisición de la totalidad de las acciones de la empresa Wheat Milis, C.A, propietaria de la Planta de Molinos de Oriente MOLORCA, por un monto total de USD 36 millones, justificado en el estudio de los bienes y equipos que realizó la empresa tasadora, por el referido monto de Bs. 97.570.959, equivalentes a USD 45,08 millones a la tasa de cambio vigente para el momento.

Para los analistas resultaba curioso que se hubiera recurrido a la conversión en dólares para efectuar la compra, toda vez que la empresa Wheat Milis, C.A era venezolana. En tal sentido recomendaron verificar el documento constitutivo y comprobar que la empresa era 100 por ciento propiedad de la empresa Kirov-Trading e Servicos Internacionais Lda, tal como lo indicó Eudomario Carruyo en la justificación a la directiva de la estatal petrolera.

El reporte refiere que no existe en el expediente, evidencia de que PDVSA haya efectuado un Due Dilligence —investigación de una empresa o persona previa a la firma de un contrato— esto pese a que la compra conllevaba no solamente la adquisición de activos, sino también de la totalidad de las acciones de Wheat Milis, C.A.

Las condiciones de pago de la negociación establecían la cancelación de un 60 por ciento al momento de transferir las acciones a PDVSA y el restante 40 por ciento cuando se llevara a cabo la revisión que se estimaba que durara 120 días.

La responsabilidad de Carruyo
El informe establece que Eudomario Carruyo, dado lo expuesto, tendría responsabilidad administrativa al haber este Director Interno de la estatal petrolera, sometido a la junta directiva la adquisición de las acciones de una empresa sobre la cual no se habían efectuado todos los estudios requeridos que permitieran determinar de forma objetiva el precio final para la compra.

El argumento expuesto por Carruyo con base al avalúo antes señalado que plateaba lo conveniente de hacerse de los valiosos terrenos sobre los cuales está edificada la planta en una zona privilegiada, no resultaba suficiente para avalar la compra. La hipótesis de que dichos terrenos habrían podido usarse en el futuro para la edificación de un gran proyecto urbanístico, no era más que un supuesto que nunca ocurrió.

Cronología de los hechos
A continuación presentamos una cronología que permitirá a nuestros amables lectores tener un amplio panorama de cómo se llevó a cabo la negociación y el posterior proceso de reactivación, estado de la compañía y las consecuencias de toda esta situación para la nación.

Veamos:

El 2 de mayo de 2014, Iván José Bello, ministro del Poder Popular para la Alimentación y Asdrúbal Chávez, ministro del Poder Popular para el Petróleo y  Minería, presentaron a la consideración del presidente de la república, Nicolás Maduro, un punto de cuenta solicitando recursos financieros para la puesta en marcha de la Plata Procesadora “Cereales La Cruz”, nombre que después adquirió la empresa.

Luego de extensa exposición, los altos funcionarios pidieron al mandatario aprobar la estructura de funcionamiento que acompañó la solicitud; aprobar los recursos económicos y autorizar a PDVSA la ejecución para la puesta en marcha de la planta por Bs. 1.775.810.000,00, Euros 3.131.500,00 Euros y USD 20.000.000,00; autorizar a PDVSA la ejecución de los recursos aprobados a Venalcasa en el segundo plan de expansión de la Misión Alimentación por un monto de Bs. 450.000.000,00 en punto de cuenta 007-14.




Informe del CISPR
Una Comisión del Cuerpo de Inspectores Socialistas de la Presidencia de la República, CISPR, elaboró un informe con carácter confidencial fechado el 15 de septiembre de 2014 relativo a la inspección llevada a cabo al proyecto “Puesta en Marcha de La Planta Procesadora de ‘Cereales La Cruz’”, ubicado en el sector Molorca, Municipio Sotillo, Puerto La Cruz del estado Anzoátegui.



Lo primero que hace el cuerpo de inspectores es describir la planta, la cual indican es una infraestructura “construida en el año 1945 y constituida por 3 lotes de terrenos que abarcan una totalidad de 57.000 m2 en la que funcionaban diversas estructuras.

Tal empresa fue adquirida en 2009 por PDVSA Agrícola, S.A., la cual pagó a Inversiones Wheat Milis, propietaria de la Planta Molinos de Oriente MOLORCA USD 73.000.000,00, de los cuales USD 36.000.000,00 correspondían al valor de adquisición de la empresa y USD 37.000.000,00 a la procura de un molino de producción de sémola para pastas alimenticias, con capacidad de 240 TN/día; una línea automática para producción de pasta corta con capacidad de 3.000 Kg/hora; una línea automática para producción de pasta larga con capacidad de 2.500 Kg/hora; y una panificadora industrial con capacidad de producción de 6.000 TN/año.

PDVSA Agrícola, S.A. constituyó entonces la sociedad mercantil Empresa Socialista Procesadora de Cereales “Complejo Agroindustrial José Antonio Anzoátegui”.

Recuerda el informe que el 27 de diciembre de 2010, el finado expresidente Hugo Chávez transfirió, a través del Punto de Cuenta No. 047-11, el “Complejo Agroindustrial José Antonio Anzoátegui” al Ministerio del Poder Popular para la Industria y le cambió el nombre a Planta Procesadora de “Cereales La Cruz”.

Ya el 28 de mayo de 2013, Nicolás Maduro anunció la aprobación de Bs. 300.000.000 para la puesta en marcha de la Planta “Cereales la Cruz”, no obstante, el Punto de Cuenta para el desembolso de estos recursos, para la fecha de la elaboración del informe de los inspectores,  aun no se había firmado.

El 21 de junio de 2013, Maduro transfirió la planta al Ministerio del Poder Popular para la Alimentación por medio de la empresa Venezolana de Alimentos La Casa, S.A (Venalcasa), según el Punto de Cuenta N°019-13.

Entretanto, e 1° de febrero de 2014, el gobernador del estado Anzoátegui, Aristóbulo Istúriz, solicitó la aprobación de Bs. 450.000.000 y Euros 1.800.000, para la puesta en marcha de la planta. Para el momento de redactar el reporte, el punto de cuenta para el desembolso de los recursos no se había firmado.

El 16 de marzo de 2014, el presidente Nicolás Maduro, aprobó los recursos para la segunda fase del Plan de Expansión 11 de la Misión Alimentación, mediante Punto de Cuenta 007-14, a Venalcasa, asignando Bs. 450.000.000,00 a la Planta Procesadora de “Cereales La Cruz”. Igualmente, al momento de elaborar el informe no se habían desembolsado los recursos por parte de FONDEN.

El 30 de abril de 2014, el ministro Rafael Ramírez inspeccionó la planta e informó que PDVSA Refinación Oriente y CVP asumirían la ejecución de los trabajos requeridos para la puesta en marcha de la misma. Por Punto de Cuenta se solicitó la asignación de Bs. 1.700.000,00, Euros 2.131.500,00 y USD 20.000.000,00, que a la fecha de hacer el informe de la CISPR no había sido aprobado el punto de cuenta.

El 27 de junio de 2014, la Vicepresidencia de la República, el Ministro de Alimentación, el presidente de Venalcasa y el gobernador del estado Anzoátegui, inspeccionaron la Planta Procesadora de “Cereales La Cruz” e informaron que el Ministerio de Alimentación contaba con Bs. 450.000.000,00 aprobados. Sin embargo, tampoco a la fecha del informe los recursos se encontraban disponibles.

Hacen referencia a que PDVSA casa matriz y la filial Corporación Venezolana de Petróleo (CVP), asumieron la rehabilitación de varias áreas de la empresa.

Al momento de emitir el informe del CISPR la planta contaba con 33 trabajadores, número que al culminarse las labores, se elevaría a 300 trabajadores para su operatividad.

Problemas encontrados por los inspectores en la planta
El Cuerpo de Inspectores Socialistas de la Presidencia de la República, CISPR, refiere como problemas de la planta y sus causas:

1) La elevada cantidad de recursos en divisas pagados por parte de PDVSA Agrícola, S.A. para la compra de la planta: USD 73.000.000,00. Y, sin embargo, se requería aún Bs. 1.700.000,00 y Euros 2.131.600,00, mientras que para la instalación de una planta Alimento Balanceado, se necesitaban USD 20.000.000,00.

2) Falta de disponibilidad de los recursos económicos, a pesar de que el 16 de marzo de 2014 se aprobaron Bs. 450.000.000,00, mediante Punto de Cuenta 007-14, para la Segunda Fase del Plan de Expansión de la Misión Alimentación, que no habían sido desembolsados a la fecha del informe.

3) Inexistencia del 100 por ciento de la Ingeniería de detalle de las obras civiles, eléctricas, metalmecánica y de instrumentación, a pesar de que desde agosto del 2013 la empresa Protecnica la elaboraba para los distintos proyectos. Esto generó que PDVSA Refinación Oriente asumiera el desarrollo de 12 proyectos que se requerían para iniciar el proceso de contratación de las distintas obras.

4) Retardo en los trámites administrativos de los procesos de contratación porque PDVSA esperaba la autorización de Venalcasa, para ejecutar los Bs. 450.000.000 aprobados.



Asimismo, advertían del deterioro de la planta física por la falta de mantenimiento, de la carencia en los servicios públicos y del equipamiento requerido para la puesta en marcha del molino panadero, así como de la falta de obras eléctricas en las instalaciones de almacenamiento.

Los inspectores se toparon, además, con otro avalúo en la Dirección Ejecutiva de Auditoría Interna Corporativa en el que se establecía un precio de los activos, bienhechurías y mejoras de Bs. 86.729.990,76, es decir, Bs. 10.840.968,24 por debajo del costo proporcionado por la otra empresa, lo que derivó en la adquisición de la planta con un evidente sobreprecio.

Recomendaciones y decisiones
EL CISPR recomendó que la Contraloría General de la República (CGR) realizara la investigación pertinente sobre la adquisición de la Planta de Cereales La Cruz, en razón de que fue comprada en condiciones de deterioro y se imponía determinar las responsabilidades civiles, penales y administrativas de las personas que lesionaron el patrimonio público.

Instó al Ministerio de Alimentación y al de Petróleo y Minería a presentar un Punto de Cuenta al presidente de la república que contemplara la asignación de Bs. 1.775.810.000,00, requeridos para la adecuación de la infraestructura y los servicios públicos.


Igualmente exhortó al Ministerio del Poder Popular de Alimentación y al de Petróleo y Minería a presentar un Punto de Cuenta al presidente de la república por Euros de 3.131.500,00 y USD 20.000.000,00 para la adquisición de la planta de alimento balanceado y la contratación de la asistencia técnica internacional requerida para la puesta en marcha de la panificadora industrial.

También formularon un llamado al FONDEN para que desembolsara los recursos aprobados el 16 de marzo de 2014 por la presidencia de la república, mediante Punto de Cuenta 007-14 donde se asignaron Bs. 450.000.000,00 para la contratación de cinco empresas que desde mayo de 2014 se encontraban ejecutando en la Planta Procesadora Cereales “La Cruz” las obras preliminares, ingeniería e inspección sin contrato.

Divulgación del informe del CISPR entre los distintos despachos
El 11 de noviembre de 2014, de la Vicepresidencia de la República, para el momento a cargo de Jorge Arreaza, se remitió la comunicación signada con el N° VP-2014-000285 al ministro para la Alimentación, Yván Bello Rojas, para enviarle el informe de inspección realizada por el CISPR a la planta procesadora  y se le exhortó a formular “las acciones a ejecutar para solventar las problemáticas expuestas en el citado informe, en un plazo no mayor de 15 días continuos”.


En fecha no determinada de 2014, el ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería, Asdrúbal Chávez, remitió a Eulogio Del Pino, el oficio NR-PDVSA-DPCHO-2014-000817 relativo a la inspección llevada a cabo por el CIISPR de la Planta Procesadora “Cereales La Cruz”, a objeto de que con carácter de urgencia solventara los problemas expuestos en el citado informe.

Análisis de la Presidencia de la República
Un análisis situacional que versa sobre la reactivación de la planta elaborado por la Dirección General de Seguimiento y Control del Ministerio del Despacho de la Presidencia fechado el 18 de febrero de 2015, concluyó con la exhortación a que el FONDEN informara inmediatamente el estado de desembolso y tramitación de recursos para la reactivación de la planta.


Igualmente recomendó la conformación de una comisión central mixta y permanente, integrada por el CISPR, el MPP para la Alimentación, Venalcasa y los entes que tuvieran responsabilidad en la activación de la planta, para garantizar la reactivación inmediata de la misma.

El informe hace un recuento desde que en 2009 PDVSA Agrícola S.A había comprado la planta por USD 73.000.000 y se hacía referencia al que el CISPR, a la fecha, había realizado dos inspecciones (octubre y diciembre 2014), cuyo diagnóstico derivó en la instalación de una micromisión, pero pese a estas gestiones la planta seguía parcialmente inoperativa.

Indicaba el reporte que para su arranque, contemplado en el II Plan de Expansión de la Misión Alimentación 2014-2016, el 16 de marzo de 2014 el presidente Nicolás Maduro había aprobado a través del punto de cuenta N° 007-14, el desembolso de Bs. 3.000.000.000 a través del FONDEN, para distribuirse entre los entes adscritos al MPP Alimentación, asignándose a Cereales La Cruz Bs. 450.000.000. De este modo, desde el 27 de octubre de 2014, el despacho de Alimentación contaba con la aprobación de los recursos financieros.

Refería el informe que el análisis de los inspectores consideraba que dichos recursos no garantizaban el inicio de las líneas de producción y adquisición del equipamiento requerido para el molino panadero y se advertía que las acciones correctivas implementadas durante cuatro años por el gobierno no habían sido efectivas y solamente habían significado pequeños avances en materia de reparación y mantenimiento durante el segundo semestre de 2014.

Se refiere que PDVSA Agrícola contrató obras y suministro de equipamiento a favor de la planta con la empresa Italiana FarmaVenda Spa por un monto de USD 37.000.000 (Contratos 460003617; 460003618 y 4600036319), los cuales fueron suministrados por la empresa y sobre los cuales PDVSA Agrícola mantenía una deuda por 1.065.65, 85 euros correspondiente al reintegro de retenciones de garantía de fiel cumplimiento para dos de sus contratos.

Por otra parte, hacían mención a la falta de disponibilidad de recursos económicos, a pesar de la aprobación de Bs 450.000.000 citados líneas arriba. Se indica que el MPP Alimentación les había informado que desde el 27 de octubre de 2014 contaban con disponibilidad de los recursos mencionados a través del FONDEN, encontrándose en trámites administrativos para los pagos.

Posteriormente —prosigue el informe— se constató que a mediados de diciembre 2014 el FONDEN había iniciado el desembolso del 50 por ciento del monto del anticipo a 4 de las 5 empresas contratadas. Se requerían recursos adicionales para el equipamiento del molino panadero.

El reporte alerta la inexistencia del 100 por ciento de la ingeniería de detalle de las obras civiles, eléctricas, metalmecánica y de instrumentación, y en tal sentido exponían que la empresa Protécnica había terminado la primera fase de ingeniería prevista para Venalcasa, encontrándose PDVSA Refinación Oriente a cargo de la puesta en marcha de 5 proyectos suscritos el 29 de octubre de 2014.

Sobre el retardo en los trámites administrativos de los procesos de contratación, el informe señala que PDVSA no podría ejecutar los recursos, en virtud de que los mismos fueron aprobados al MPP Alimentación mediante punto de cuenta 007-14 y sólo Venalcasa podía ser la ejecutora de estos.

Con relación al deterioro de la planta física y el hundimiento en el área de los silos, manifestaron que la infraestructura era de vieja data pero indicaron que el citado hundimiento no representaba un problema inminente, en razón de que nunca habían estado operativos y los mismos serían desmontados durante la ejecución del proyecto. Existían 28 silos de concreto que requerían ser adecuados en su totalidad. La Hotz Berri. S.L se encargaría de la adecuación de la batería de silos C que eran once en total. Sin embargo, la inspección de seguimiento constató que estas obras estaban paralizadas desde el 19 de diciembre de 2014, al no producirse los pagos del FONDEN.

La carencia de servicios públicos también fue contemplada en el informe y, en este sentido, señalaron que en lo que respecta al servicio eléctrico tenían planificado formalizar adecuaciones de mejoras y se estudiaba realizar una conexión con la subestación eléctrica “Alberto Lovera”, e instalar 2 generadores (5.500 Kwat) para el soporte de todo el proyecto.

Para el servicio de gas, se encontraban en conversaciones con PDVSA Gas y respecto al de agua potable referían que no presentaban problemas en oficinas y baños, pero para el resto de las fases requerían la realización de la ingeniería, reubicación y puesta en marcha de los tanques de agua.

Respeto a la carencia del equipamiento requerido para la puesta en marcha del molino panadero, advirtieron que técnicamente la puesta en marcha de dicho molino no tenía relación con la planta de alimentos balanceados, asimismo señalaron que no tenían responsabilidad en cuanto al suministro que hubiera dejado de entregar PDVSA Agrícola.

Sobre la falta de obras eléctricas en las instalaciones de almacenamiento, informaron que se encontraban a la espera del desembolso por parte del FONDEN correspondientes al pago del anticipo de la “Obra Civil y eléctrica de Edificio de Molinos y trabajos metalmecánicos de Molinos panaderos”, así como “Rehabilitación de Alumbrado de Áreas comunes de la Planta”.

Finalmente, recomendaron que la responsabilidad de la reactivación de la planta se concentrara en un solo ente encargado de direccionar las actividades correspondientes, ya que no quedaba clara la participación conjunta de PDVSA Refinación Orientación, de la CVP y de Venalcasa, en la ejecución de obras dirigidas a su reactivación.

Existe un análisis situacional de Cereales La Cruz con fecha 28 de febrero de 2015 en el que se advierte que las acciones correctivas tomadas para solucionar la situación de la planta no habían sido efectivas, “observándose ligeros avances en materia de reparación y mantenimiento durante el segundo semestre del 2014”.  Se detalla gráficamente la problemática y las recomendaciones formuladas.



El 25 de marzo de 2015, César Alberto Salazar Coll, viceministro de seguimiento e inspección de la gestión de gobierno, remitió con carácter confidencial el oficio DVSIGG/DGSC N° 02142-15 a Nixtexa Rodríguez, directora del despacho del ministerio de Petróleo y Minería, para requerirle el estatus de la contratación hecha por PDVSA Agrícola con la empresa italiana Farmavenda Spa en la que se describiera contrato, fecha, valor total, concepto y monto adeudado, así como el respectivo plan de pago que tuviera programado establecer o las limitaciones legales que tuviera para realizarlo, con el fin de que la empresa suministrara la información técnica de los equipos suministrados, lo cual limitaba la elaboración de la ingeniería de detalle requerida para la puesta en marcha de la planta. Se requirió la evaluación técnica económica que soportó la compra de la Planta Cereales La Cruz.


En fecha no especificada de 2015 pero que suponemos sea la misma dada a conocer a continuación, el ministro de Petróleo y Minería, Asdrúbal Chávez, remitió a Eulogio Del Pino, el oficio N° 000910 de fecha 20 de abril de 2015, suscrito por Carlos Alberto Osorio Zambrano, Ministro para la Alimentación, en el cual informaba sobre la Reactivación de la Planta Cereales La Cruz, y solicitó la donación a la Empresa Venalcasa de una de las tres plantas de alimentos balanceados para animales a cargo de PDVSA Agrícola S.A.



Parte de la solicitud previamente formulada por Osorio a Asdrúbal Chávez la presentamos a continuación:



El 20 de abril de 2015, el ministro para la Alimentación, Carlos Osorio, envió una comunicación al ministro de Petróleo y Minería, Asdrúbal Chávez, para informarle sobre la reactivación de la Planta Cereales La Cruz, la cual para ese momento era operada Venalcasa. Osorio, sin embargo le advirtió a Chávez que para continuar la reactivación eran necesarios recursos adicionales para la recuperación de infraestructuras, la adquisición de equipos y maquinarias, así corno, la adquisición de la referida planta de procesamientos ABA, por lo cual le solicitó estudiar la posibilidad de transferir bajo la figura de donación a Venalcasa una de las tres plantas de alimentos balanceados para animales a cargo de PDVSA Agrícola S.A., ubicadas en los estados Portuguesa, Cojedes y Trujillo que no habían sido instaladas y permanecían en sus contenedores.



Disclaimer
Para la realización de esta nota intentamos comunicarnos con las personas mencionadas, y con las empresas cuyas direcciones y teléfonos aparecen en los récords públicos. Enviamos cuestionarios al correo que aparece en récord de Eudomario Carruyo. También intentamos comunicarnos con él vía telefónico pero hasta el cierre de este trabajo no logramos respuestas.
Si alguien de las empresas o personas mencionas desea contar su punto de vista sobre los detalles aquí expresado, les solicitamos que  se comuniquen a nuestro correo electrónico blogvenezuelapolitica@tuta.io. En este blog el derecho a réplica está garantizado.

Fuente: Con información de Maibort Petit - http://www.venezuelaaldia.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...