jueves, 9 de agosto de 2018

Aspectos resultantes en el esquema de lavado de los $1.200 millones de Pdvsa

En una fecha imprecisa de 2016, una fuente confidencial se acercó a la oficina de Homeland Security en Miami. En esa oficina dependiente del gobierno de los EEUU, que vela por la seguridad interna de esa nación, la persona no identificada dijo que recibió $78 millones de un contrato de préstamo a Pdvsa. Confesó que estaba involucrado en una conspiración para el lavado de dinero. Manifestó su deseo de colaborar con la justicia de EEUU y retornar la suma recibida.

De acuerdo con el expediente presentado por la Fiscalía de EEUU en la Corte Federal de Miami, los oficiales de Homeland Security tomaron la declaración a la fuente y en ella dio los primeros detalles de la Operación Fuga de Dinero. Luego, lo prepararon para grabar desde ese momento más de 100 conversaciones en EEUU y en Venezuela durante dos años.

La fuente confidencial identificó a quienes lo introdujeron en el esquema de lavado, al ofrecerle $100 millones para venderlos en el mercado paralelo venezolano. Fueron Francisco Convit, directivo de la contratista eléctrica Derwick Associates, y Carmelo Urdaneta, exasesor jurídico del Ministerio de Petróleo, quienes lo invitaron a participar del negocio.

La historia del esquema de lavado se inició el 17 de diciembre de 2014, cuando la empresa venezolana Rantor Capital C.A. prestó a Pdvsa Bs 7,2 mil millones. Ese empréstito sería usado para pagar cuentas nacionales.

Un contrato como este debió ser aprobado por el vicepresipresidente de Finanzas de Pdvsa de ese momento, Víctor Aular. También debió presentarse ante la Junta Directiva de la estatal, presidida por Eulogio Del Pino.

El experto en Derecho Administrativo, José Ignacio Hernández, agrega que no es una formalidad legal expresa informar de esta operación al ministro de Petróleo, para ese momento Asdrúbal Chávez. “Sin embargo, el ministro ejerce el control sobre esas operaciones y, en términos generales, las operaciones de crédito público de Pdvsa deberían enmarcarse en los planes aprobados en Consejos de Ministros”.

El 23 de diciembre, Rantor Capital cede los derechos del préstamo a la empresa Eaton Global, a la cual Pdvsa debía pagarle 510 millones de euros, equivalentes a 600 millones de dólares en un lapso de 180 días. El préstamo fue calculado a tasa oficial, pues de haberlo hecho a mercado paralelo, el monto no hubiera superado los 35 millones de euros, unos 40 millones de dólares.

De acuerdo con el portal Cuentas Claras Digital, el propietario de Rantor y Eaton es el presidente de Seguro La Vitalicia y de Globovision, Raúl Gorrín, quien en un breve mensaja a El Pitazo dijo: “Yo por esos billetes me fajo. Que me diga dónde están y peleo (Donald) Trump”.

Un documento citado en el expediente muestra las transferencias realizadas entre el 29 de diciembre de 2014 y el 3 de febrero de 2015, por la cantidad de 511,9 millones de euros, con la finalidad de pagar el préstamo. El dinero fue enviado a una institución financiera en Malta.

Al momento en que se liquidó el préstamo, el tesorero de la Nación era Carlos Erick Malpica Flores, sobrino preferido de la primera dama Cilia Flores. Malpica Flores también había asumido la vicepresidencia de Finanzas de Pdvsa el 30 de diciembre de 2014.

Los 551,9 millones de euros pagados por el préstamo fueron distribuidos en esa entidad financiera europea entre Convit y el Conspirador 2, descrito como un bolichico, los hijatros del Oficial 2, llamado los Chamos, quienes según el Nuevo Herald serían los hijatros de Nicolás Maduro; y el Conspirador 7. Un remanente se usó para cancelar los costos de la operación inicial.

La ejecución de ese primer contrato generó el pago de una comisión a Ofical 1, a quien la Fiscalía de EEUU identifica como un vicepresidente de Pdvsa.

El 25 de mayo de 2015, se realiza una enmienda al contrato de préstamo entre Pdvsa y Rantor. El monto entonces pasó de Bs 7,2 mil millones a Bs 14 mil millones, por los cuales Pdvsa pagaría $1.200 millones. En ese momento Malpica Flores era el vicepresidente de Finanzas de Pdvsa.

Parte de esos $1.200 millones fueron depositados en la entidad financiera de Malta identificada como Institución Financiera 1 en el expediente, así como en un banco en Austria y Canadá.

Para blanquear ese dinero se emplean los servicios de expertos en operaciones de este tipo como el venezolano José Vicente Amparan, el portugués Hugo Andrés Ramallo, el colombiano Gustavo Hernández Frieri y el venezolano-alemán Mathias Krull.

Según la fuente confidencial, unos 600 millones de dólares fueron depositados en una sede de Gazprombank, dinero que pertenecería a Conspirador 7, descrito por la Fiscalía de EEUU como un billonario boliburgués, “dueño de una red de televisión en Venezuela”.

Como parte del esquema de blanqueo, los participantes adquirieron propiedades y registraron empresas en Miami y pagaron servicios de aviación y de yates.

Las últimas grabaciones reportadas en el expediente ocurren el 29 de agosto y el 14 de noviembre de 2017.

El 30 de agosto comenzará en la Corte Federal de Miami el juicio contra los dos primeros detenidos, Mathias Krull y Gustavo Hernández Frieri y las otras seis personas que se encuentran en fuga, entre ellos Francisco Convit.

En estos casos, los detenidos suelen declararse culpable, pagan una fianza y quedan en casa por cárcel, pero también tienen que colaborar con las autoriadades de EEUU entregando información de otros involucrados. En esta ocasión se trata de unas 18 personas en total, si se suman a quienes se encuentran en fuga, a los nueve conspiradores y a los tres oficiales, aunque el número puede crecer.

Fuente:  Con información de César Batiz - https://elpitazo.com ->> Ir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...