miércoles, 11 de julio de 2018

Un empresario con expedientes por estafa en cinco países y libre en Venezuela (+Francisco González)

Yo soy Francisco González, —dice con voz hostil a través del intercomunicador de su quinta en el Alto Hatillo—. ¿Quién es usted y cómo llegó a mi casa?
Tras una breve explicación, González deja de contestar sin avisar. Menos de cinco minutos después, su sombra se asoma por la rendija de uno de los dos amplios portones verdes que dan acceso al lugar. Dos o tres centímetros separan el muro de la puerta. Cabello canoso y una camisa por dentro del pantalón es lo único que se ve del hombre que está del otro lado.

—¿No tienen ustedes asuntos más importantes sobre los cuales escribir? —increpa—. Estoy seguro que es otro reportaje pagado para desprestigiarme a mí y a mi familia, —acusa. Yo tengo pruebas de mi inocencia —afirma.
A sus 68 años, Francisco González aguarda en su casa la audiencia de su última aprehensión, que se realizará la segunda semana de julio, tras ser diferida el 21 de junio. Estuvo, hasta mayo, detenido en PoliHatillo, donde llegó procedente de la subdelegación del Cicpc de Valle-Coche, tras ser denunciado por estafa agravada, junto a su esposa Miriam Márquez Rojas (65). La venta, en agosto de 2016, de una camioneta Mercedes Benz a dos compradores distintos le valió el allanamiento de su casa, la retención del vehículo y ser apresado desde el 24 de febrero, fecha cuando el cuerpo policial anunció su captura a través de Twitter.


En el transcurso de más de cuatro décadas ha sido detenido en cinco ocasiones por las autoridades venezolanas por presuntas estafas, pero al poco tiempo ha sido liberado y sus casos dormitan en alguna gaveta del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) sin que, hasta la fecha, se le haya castigado por alguno de los delitos.

Desde 1974, cuando según registros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) inicia su prontuario, hasta este año, no ha sido sentenciado por ninguna de las causas que se le imputan. Y aunque González se encuentra solicitado por los gobiernos de España y Estados Unidos, donde habría timado cerca de 30 millones de dólares en ventas de productos petroleros que jamás cumplió, y que le valieron demandas por 200 millones de dólares, las peticiones de extradición a esos dos países fueron negadas por el TSJ, órgano en el que sus causas parecen entrar en una dimensión desconocida.

Pero no solo en España, su país de nacimiento; y Venezuela, su patria de adopción; González tiene expedientes por estafa. Por la misma causa también lo buscan en Aruba, Puerto Rico y EEUU. En la isla perteneciente al Reino de los Países Bajos lo acusan de engañar a un grupo de trabajadores de una aerolínea que, junto a su familia, trató de operar con un solo avión alquilado, pero que nunca voló. En Puerto Rico, estado libre asociado estadounidense, estafó a una empresa constructora al venderle asfalto que jamás entregó. En Nueva York lo demandaron unos nigerianos por un cargamento de petróleo venezolano que vendió y jamás llegó a su destino. Con su habilidad, logró que reporteros de la agencia de noticias EFE en Madrid cayeran en una de sus tramas.

Con esos expedientes en contra, ¿cómo consigue González seguir en libertad? ¿Cómo evade la justicia? ¿Alguien lo protege? (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente: Con información de Yoleida Salazar y Johanna Osorio - https://elpitazo.com - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...