jueves, 26 de julio de 2018

El caso de los Bolichicos: los ricos también caen presos

Desde joven, Francisco Convit Guruceaga era “mal portado”, como recuerda una de sus amigas de adolescencia. Educado en el Colegio Jefferson – de los mejores de Caracas-, algunos lo apodaban El Buitre, por su temperamento cercano al bullying, y era asiduo de Le Club donde socializaba con las niñas del Colegio Merici, sus pares en dinero y apellidos de alcurnia.

Buenmozo, alto, de buen porte, una de sus amigas de bonches nocturnos recuerda que en las fiestas donde era asiduo “Francisco bailaba con los puños apretados mientras rumbeaba”, una señal para los conocedores del asunto de que presuntamente el joven Convit podría estar consumiendo algún tipo de drogas y ese vicio le generaba su “actitud de malote…eso es típico: cerrar los puños para descargar la sobredosis de energía”, lo describe su amiga de aquellos años. Mucho tiempo después – 2016 para más señas-, la chica se lo encontró en el Country Club y cuando ella le preguntó “¿Y tu en qué andas?, Francisco Convit le respondió, muerto de la risa: “Aquí, metido a bolichico…”

El relato se compadece con la versión publicada ayer en El Nuevo Herald, donde un testigo de las reuniones de los “empresarios” acusados por el Gobierno Estados Unidos de lavado de dinero, asegura que vio a Convit cuando se presentaba con un pastor alemán en una mano y una pistola en la otra que ponía sobre la mesa a manera de mensaje.

Hijo de dos respetables familias caraqueñas , el pequeño detalle está en que Francisco Convit es sobrino de Lilia López Fraino y en consecuencia primo de Alejandro Betancourt López, el bolichico ampliamente conocido por ser el presidente de la empresa Derwick y Asociados, la que vendió al Gobierno de Hugo Chávez un lote de plantas eléctricas durante la administración de Jesse Chacón: 12 contratos públicos aprobados sin licitación alguna a pesar de no tener experiencia en el sector.

De hecho, Francisco Convit no solo es primo de Betancourt sino socio de su Derwick, la empresa cuestionada aquí y en España, convertida hoy en una caja de Pandora de donde han brotado sus escandalosas relaciones con el Gobierno no solo por el caso de las plantas eléctricas sino por su posterior vinculación con Pdvsa a partir de dos empresas mixtas, Petrozamora y Petrosur, a las cuales se les otorgaron la explotación de áreas petroleras el año 2012 por un período de 25 años.

En ambas empresas mixtas aparecen los nombres de Derwick Asociates, así como los de Betancourt y Convit: “La constitución de Petrosur demuestra la participación del presidente de Derwick en una segunda firma favorecida con el otorgamiento de yacimientos petroleros. Betancourt López también figura como socio fundador de Gazprombank Latín American Adventures, que comparte acciones con Petrozamora”, publicó hace pocas semanas El Pitazo. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente: Elizabeth Fuentes - https://elcooperante.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...