viernes, 4 de mayo de 2018

Escotet asegura que dará "la batalla hasta el final"

El presidente de Banesco Grupo Financiero Internacional, Juan Carlos Escotet, que se ha desplazado a Venezuela después de que el Gobierno de aquel país interviniese el banco y detuviese a 11 de sus ejecutivos, ha afirmado que dará "la batalla hasta el final". Lo ha dicho a través de su cuenta en Twitter, donde, además, ha colgado una larga carta dirigida a trabajadores, a los que transmite "ánimo", y a clientes. A estos últimos, Escotet les pide que sigan en Banesco y que "no caigan en la tentación de cambiar" de entidad financiera, en uno de los países con más emigración gallega de Latinoamérica.
"Les digo a nuestros millones de clientes: sigan en Banesco. No caigan en la tentación de cambiar de organización. Hacerlo, sería un modo de contribuir con aquellos interesados en destruir el valor de las instituciones venezolanas. Banesco, bajo mi propiedad o no, siempre será el mejor garante de los depósitos de sus clientes", afirma.

Les asegura que no se verán "defraudados" e incide en que ha acudido a Venezuela "a responder, a trabajar por la liberación" de sus compañeros. "He venido a ofrecer las facilidades necesarias para que la señora interventora pueda realizar las tareas que le han asignado; he venido para velar que los servicios a los clientes se mantengan en los altos estándares posibles; he venido para ratificarle a Venezuela que Banesco está listo para continuar ampliando su capital y proyectar su actividad para los próximos años", finaliza.


OPERACIONES ILÍCITAS

Al respecto de lo sucedido, Juan Carlos Escotet admite que "cabe la posibilidad de que alguna cuenta escape a uno de los patrones" de control, en el marco de la puesta en marcha de la 'Operación Manos de Papel' hace un poco más de dos semanas por parte de las autoridades venezolanas.

En una de las vertientes de esta operación, según explica, "Banesco aparece señalado como el banco de 900 cuentas investigadas, que podrían haber incurrido en operaciones ilícitas".

Y sostiene que "desde el primer momento Banesco ha prestado su colaboración a las autoridades". "Ha entregado la información que le ha sido requerida. Más de la mitad de las cuentas señaladas tenían depósitos por cifras bajas, equivalentes a menos de mil dólares", resalta.

Su "unidad de prevención y control de legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo" es, según destaca, "reconocida por sus prácticas y resultados", pues apunta que de hecho "es la que más casos ha reportado a la autoridad".

Remarcando que Banesco debe velar por "los intereses de 8 millones de clientes, y por el 40% de las operaciones de medios de pago que se realizan en el país", Escotet indica que uno de los principales métodos de control en uso es el de establecimiento de patrones, pero que "cabe la posibilidad de que alguna cuenta escape a uno de los patrones", ya que "cuando el comportamiento de una cuenta coincide con alguno de los patrones, inmediatamente el caso se reporta".

Además, advierte de que "ni Banesco ni la banca venezolana se benefician de la actividad de esas cuentas: no producen beneficios de ninguna índole, ni tampoco lucro alguno".

ENCAPUCHADOS Y CON ARMAS LARGAS

Continúa relatando en la carta que los miembros de su unidad fueron citados a la sede de la Superintendencia de Bancos, organismo regulador en cuya sede "funcionarios de la Dirección de Contrainteligencia Militar, algunos encapuchados y con armas largas, se presentaron en una reunión de carácter administrativo, en una acción, sin duda, desproporcionada".

A partir de ese momento, las 5 de la tarde del miércoles 2 de mayo, "se convirtieron en ciudadanos privados de libertad", según censura Escotet. Este jueves 4 de mayo, el Ministerio Público "señaló que Banesco había incumplido con los controles", prosigue.

"En horas de la noche, el gobierno anunció la designación de la señora Yomana Koteich Kathib para liderar la intervención, por un período de 90 días", relata Escotet, quien "apenas" tuvo noticias de las medidas contra 11 de sus compañeros decidió viajar a Venezuela.

"Me encontraba en Portugal, en reuniones propias de mi actividad. Como empresario estoy en el deber de hacer el mejor esfuerzo porque mis compañeros regresen junto a sus familias y a sus actividades regulares", asevera.

En este sentido, considera su responsabilidad "contestar a las preguntas que las autoridades quieran" formularle. "Banesco está en condiciones de demostrar que su actividad ha estado signada por el profesionalismo y el respeto al marco legal", defiende.

La decisión de intervenir a Banesco, a su juicio, "no se corresponde con los hechos". "Es, una vez más, desproporcionada", en su opinión, pues "se trata del banco privado más grande del país, el que mayor número de clientes tiene, el más eficiente, el más solvente y el más rentable". "No hay razones financieras que justifiquen la intervención administrativa ni por un día, mucho menos por 90 días", sentencia.

"EL PROBLEMA, LA ESCASEZ DE PAPEL MONEDA"

Para Escotet, "lo clave es entender que el problema en curso, no es ni originado ni promovido por Banesco, ni por institución alguna del sistema financiero", sino "la escasez de papel moneda, asociado a un mercado que intenta proteger sus bienes adquiriendo dólares, que es el bien más apetecido por millones de ciudadanos".

"Pero hay un problema más de fondo, que posiblemente explique lasacciones desproporcionadas de las autoridades: la implantación delnuevo cono monetario. ¿Es acaso eso lo que conduce al gobierno aintervenir a Banesco? ¿Lanzar un pote de humo que desvíe laatención de la cuestión de cómo convertir en realidad el conomonetario de su creación?", se pregunta.

Además, señala que el sistema de medios de pagos de Venezuela está "cada día más próximo al colapso" y que "las computadoras no tienen campos para incluir todavía más ceros".

Así las cosas, ha cancelado "una serie de compromisos que tenía por delante" y alega que no lo hace "por el valor patrimonial de Banesco, que representa -según dice- menos del 1%" de su "actividad".

"Mi motivación no es económica. Se trata de otra cosa. He dedicado 40 años de mi vida a construir una organización y a crear una marca que representara un símbolo para mi país. Me importa cada uno de los 7 mil compañeros que han sido vitales para sortear los tiempos difíciles por los que hemos transcurrido", afirma, refiriéndose también a 8 millones de clientes.

En esta línea, también se presenta como "un venezolano al que le duele su país" y argumenta que "es por eso que, a lo largo delos últimos años", ha promovido la ampliación del capital social dela organización, "para poder seguir creciendo y seguir atendiendo más y mejor a un mayor número de clientes".

"EN CASO DE QUE LA PROPIEDAD PASARA AL ESTADO"

"Si, en el supuesto negado, de que la propiedad del banco pasara al Estado venezolano, no haré nada que signifique destruir lo que tantoesfuerzo, mío y de miles y miles de compañeros, ha significado a lolargo de los años", avisa. Su "mayor obligación es la de preservar la estabilidad", resuelve.

Por eso, pide a los trabajadores que "no abandonen sus puestos detrabajo" y que "no se dejen llevar por rumores y supuestos". "Estasituación es temporal", apostilla.

Fuente: Con información de EP - https://www.20minutos.es - (PULSE AQUÍ) // Agencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...