miércoles, 11 de abril de 2018

La sangrienta lucha entre GNB y pandillas por la fiebre del oro en El Callao

En la capital del oro de Venezuela, los guardias nacionales bloquean las carreteras. Conciertos militares y motos circulan mientras los soldados vigilan con cuidado los puestos de control de las bolsas de arena o patrullan con rostros cubiertos por pasamontañas y rifles en la mano.
Los militares han estado luchando durante meses para dominar El Callao, la ciudad más peligrosa de la nación, y una cabeza de puente en los esfuerzos por desarrollar una región rica en minerales que el gobierno llama el Arco Minero del Orinoco. El presidente Nicolás Maduro otorgó al ejército el atractivo premio. Pero la toma de control ha estado marcada por la sangre y las balas cuando los soldados incursionan en barrios y minas clandestinas a través de 70,000 millas cuadradas desde Colombia a Guyana, afirmándose sobre los señores de las pandillas y reclamando ingresos legales e ilícitos.

El 10 de febrero, el ejército incautó armas, quemó vehículos y mató a 18 civiles, entre ellos una mujer y un joven, en uno de los enfrentamientos más sangrientos desde el inicio del proyecto. Muchas víctimas recibieron disparos en la cabeza y la cara, según las fotos de la policía y los certificados de defunción obtenidos por Bloomberg.

Los soldados “saben que pueden beneficiarse del uniforme que llevan puesto”, dijo Miguel Linares, 31, un camionero que llevaba gasolina a las minas, y cuyo hermano de 34 años, Tigue, y su amigo íntimo Carlos Alfredo Brito estaban entre los muerto. “Tienes que pagar”, dijo. “Te pueden meter en la cárcel”.  Y es que el Arco Minero es otra franquicia lucrativa otorgada por Maduro.

Es un incentivo para la lealtad“, dijo Rocío San Miguel, presidenta del grupo de vigilancia Control Ciudadano en Caracas. “Es indicativo de dónde están las fuerzas del poder en Venezuela. El poder militar es hegemónico y tiene el control de todo“. En El Callao, años de disminución de los ingresos petroleros y políticas estatales fallidas han provocado que el gobierno anhele depósitos de oro que suman un total de hasta 8,000 toneladas, que sería el segundo más grande del mundo detrás de Australia. El Arco Minero produjo 8,5 toneladas en 2017, mientras que Maduro espera aumentar la producción a 24 toneladas hacia fin de año, según el ministro de Minería, Víctor Cano. Venezuela lo necesita desesperadamente.

Ahora, los tiroteos regularmente estallan entre los soldados y las pandillas rivales. Los mineros son extorsionados por todos lados, pero aún acuden a fosos fangosos y pozos excavados a mano para recoger y cazar.En el vértice de esta economía aislada se encuentra la guardia nacional. La fuerza administra el flujo de gasolina para generadores y bombas de agua, y controla el comercio. En el trayecto de casi 120 millas (190 kilómetros) desde Puerto Ordaz hasta El Callao, hay más de media docena de puestos de control militares y policiales.

“Controlan el territorio, controlan el sistema legal, las reglas, y tienen las armas”, dijo San Miguel de Control Ciudadano. “Es un área que funciona en un sentido completamente feudal”. Soldados de bajo rango sacuden a los mineros y contrabandistas individuales, mientras que los oficiales extraen tributos de los grupos armados por el derecho a hacer negocios. Esas pandillas a su vez extorsionan a cualquiera que desee trabajar.

Luego, está el negocio oficial: el Banco Central de Venezuela compra oro en El Callao a intermediarios selectos, asociaciones de productores y grupos de mineros registrados, llamados “brigadas mineras”. El procesador estatal de oro Minerven funde el mineral en barras, que los aviones militares llevan a las bases aéreas alrededor de Caracas. Los soldados descargan las riquezas en vehículos blindados con destino al banco central.
Pulse aquí para leer la investigación completa de Andrew Rosati

Fuente: Con información de Agencias - https://elcooperante.com - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...