lunes, 26 de marzo de 2018

Las sorprendentes revelaciones de la Fiscalía de EEUU tras la captura de exfuncionarios de Pdvsa

Como si de la famosa “Teoría del Todo” de la física se tratase, las nuevas acusaciones que ha formalizado el Departamento de Justicia de Estados Unidos en contra de al menos cinco exfuncionarios del régimen chavista, está inserto en un gigantesco tejido en el que se relacionan empresas, funcionarios, familiares y amigos responsables de desfalcar a la Nación venezolana a través de Pdvsa y sus filiales, una cifra aún no definida pero que podría superar sin problema el valor de las reservas del país.
Conversaciones, montos manejados y cómo se pagaron los sobornos, que incluyen hasta aportes a producciones cinematográficas, fueron develados por la Fiscalía de Estados Unidos. Es una inmensa red de corrupción, responsable del colapso actual de la industria más importante del país, de acuerdo con un reportaje de Fiorella Perfetto en Caraotadigital.com.

Son al menos cinco los exfuncionarios del régimen chavista cuyos nombres – y delitos – fueron revelados por la justicia estadounidense. A pesar que la acusación cursa en la Corte del Distrito Sur de Texas desde agosto del pasado año, es ahora que el expediente está disponible para el público. Una moción de la Fiscalía de Estados Unidos fue introducida ese 23 de agosto de 2017, “para evitar que los indiciados borren evidencias o se oculten, ya que estos se encuentran fuera de Estados Unidos”.

Los acusados pertenecen a la red que Roberto Rincón y Abraham Shiera, los contratistas de Pdvsa presos en Estados Unidos y a la espera de una sentencia tras admitir su responsabilidad penal en la violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (Fcpa), tejieron para desfalcar al Estado venezolano al menos un billón de dólares, una pírrica cifra para lo que se presume alcanzaría el monto total que por corrupción ha perdido el país.

Es así como el pasado 26 de octubre de 2017 se conoció que tras una acción coordinada entre autoridades de Estados Unidos y España, fueron detenidos en este último país cuatro de los acusados: Luis Carlos De León Pérez, Nervis Gerardo Villalobos Cárdenas, Cesar David Rincón Godoy y Rafael Ernesto Reiter Muñoz. El quinto, Alejandro Istúriz Chiesa, seguiría prófugo de la justicia estadounidense. Fue la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil española, a petición del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la responsable de poner en custodia a los presuntos criminales.

El expediente que contiene la acusación de más de cincuenta páginas, explica con detalles la forma cómo estos exfuncionarios maniobraron conjuntamente con los contratistas Roberto Rincón y Abraham Shiera para articular un esquema que le permitiera a estos últimos hacerse con el favor de millonarios contratos con la estatal petrolera venezolana. Es, en todo caso, otro apéndice que se desprende de la madeja de funcionarios, empresas, amigos y familiares que se enriquecieron a expensas del Estado venezolano. Y todos se relacionan entre sí.

Los “facilitadores”, recibieron a cambio dinero, viajes, carros y otros beneficios como pago por las ilegales gestiones. Estos también ayudaron para que los contratistas recibieran “oportunamente” el pago de las deudas que Pdvsa tenía con ellos “en momentos en que el país comenzó a sentir con mayor fuerza la crisis de liquidez monetaria”, explica el documento.

La acusación contiene una sección completa en la cual se detalla la forma como Rincón y Shiera “honraron” las gestiones de los facilitadores. Una casa de playa en Parrot Cay en Bahamas, viajes a un hotel de lujo en Aruba, dos autos blindados de 107.500 dólares cada uno, un bolso de 10.300 dólares, facturas para clases de inglés para dos hijos de un “funcionario extranjero señalado como Oficial B” por más de 25.000 dólares, además de “viajes recreativos, vehículos, regalos (incluidos relojes y vino), comidas y entretenimiento”, son parte de los pagos de sobornos que la Fiscalía estadounidense conoce.

Pero la lista no sólo incluye a los cinco exfuncionarios chavistas. En esta nueva trama están implicadas siete compañías propiedad de Roberto Rincón y seis pertenecientes a Abraham Shiera, algunas de las cuales seguramente coinciden con las mencionadas en la acusación que llevó tras las rejas a estos contratistas en diciembre de 2015. Además, se menciona una sociedad suiza que facilitó la apertura de las cuentas bancarias en este país y que cooperó en la justificación por medio de facturas y órdenes de compra falsas, los montos recibidos en ellas. También se hace referencia a “un banquero suizo, cuya identidad es conocida por el Gran Jurado”.

“Un empresario residente en el estado de Florida”, dos “oficiales extranjeros” (funcionarios venezolanos de alto nivel), un par de familiares de César Rincón y Rafael Reiter respectivamente, dos socios de Alejandro Istúriz y César Rincón, una firma de abogados y hasta una compañía de producción cinematográfica, conforman el seriado de asociados y co-conspiradores de este nuevo tentáculo de la gigantesca trama de corrupción que destapó la captura de Roberto Rincón y Abraham Shiera.

“Los individuos y empresas aquí citados se prestaron para participar en la conspiración y lavar el dinero producto de la corrupción” reza el documento, como preámbulo de las acciones de la justicia estadounidense en los días por venir. La red lavó al menos 27 millones de dólares a través de al menos nueve cuentas abiertas en Suiza, sólo en aquellas operaciones que tiene conocimiento las autoridades de este país. Es bueno recordar que la Fiscalía de Estados Unidos conoce otras cuatro cuentas abiertas en entidades bancarias de la nación helvética pertenecientes a Roberto Rincón por las que se manejaron una cifra aproximada a los 600 millones de dólares.

Hay de todo en el mundo de los “tejedores” de Pdvsa
Nervis Villalobos, “el enano”, conjuntamente con Luis Carlos De León (ambos sin cargos públicos asignados al momento de la investigación) y Alejandro Istúriz Chiesa, alias “el piojo”, (quien se desempeñaba en ese entonces como asistente de Javier Alvarado, presidente de Bariven), coordinaban todas las operaciones para que los contratistas Roberto Rincón, (alias “el pelón”) y Abraham Shiera, (alias “el puma”), pudieran ganar nuevas adjudicaciones con la estatal petrolera venezolana y recibir oportunamente el pago de los convenios suscritos. Fue así como estos evitaron ser parte de la larga lista de proveedores en espera de que Pdvsa honrara las deudas contraídas debido a la crisis económica. En esta conspiración también sirvieron como “facilitadores” César Rincón Godoy, “el primo” y Rafael “Nadal” Reiter.

Todas las conversaciones que se citan en el expediente provienen de los teléfonos y cuentas electrónicas de Shiera y Rincón, por lo que queda claro que ambos colaboran ampliamente con la justicia estadounidense en pro de rebajar sus penas a cambio de aportar toda la información – y la identidad de los individuos que forman parte de esta conspiración – que seguramente se conocerá en el futuro próximo.

“Las propuestas de pago fueron el tema de extensas comunicaciones entre los acusados, sus socios y co-conspiradores, las cuales incluyeron discusiones sobre cuánto se asignaría a los negocios de Rincón y a las empresas de Shiera. César Rincón y Alejandro Istúriz tenían la responsabilidad de desarrollar y aprobar las propuestas de pago, para que finalmente fueran autorizadas por el Oficial A”, reza el documento.

Aun cuando la identidad del “Oficial A” no se ha hecho pública pero sí es conocida por el Gran Jurado, podría suponerse que se trata de Javier Alvarado, presidente de Bariven, quien ocupó ese cargo entre 2011 y 2013, el mismo período que se llevó a cabo esta investigación por parte de las autoridades estadounidenses.

Durante ese período, Alvarado fue el “jefe directo” tanto de Alejandro Istúriz (asistente a la Presidencia) como de César Rincón (vicepresidente de Compras Internacionales). Antes de ocupar la presidencia de la filial de procura, Javier Alvarado fue ungido por el fallecido presidente Hugo Chávez y con la venia del ex zar petrolero Rafael Ramírez, para asumir la titularidad de la Electricidad de Caracas, desde donde dirigió la transición de esta a manos del Estado en 2007, al tiempo que se sospecha movía los hilos para que a sociedades instrumentales constituidas por personas cercanas a su entorno les fueran adjudicados millonarios contratos para la compra de bienes y servicios.

Quién es quién en “El equipo directivo”: Istúriz, Villalobos y De León

El “piojo” Istúriz

Una vez Javier Alvarado asume la dirección de Bariven, oficia al joven Alejandro Istúriz, amigo de su hijo Javier Andrés Alvarado Pardi y pareja sentimental en aquel entonces de su sobrina, como su asistente. Es así como Javier Alvarado (padre) o quien se presume es el “Oficial A” en la acusación de la Fiscalía de Estados Unidos, tuvo en Alejandro Istúriz, alias “el piojo”, a su gran aliado.

Recordaba en 2016 el entonces diputado Robert Alcalá, en el marco de una investigación realizada por la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional, que Istúriz fue el responsable de asignar en poco más de 10 meses, contratos a empresarios cuyo monto superaría los 3.000 millones de dólares.

La acusación federal refiere que el 24 de noviembre de 2011, Shiera envió a Nervis Villalobos un mensaje desde su teléfono Blackberry.

“Hermano, el piojo (Istúriz) nunca falla. Puso los míos que son como “3.5M” (tres millones y medio de dólares) en la propuesta y “5” (cinco millones de dólares) en las del pelón (Roberto Rincón), de acuerdo con lo que hablamos en la cena. Dale apoyo”. Villalobos respondió “Ese tipo es bueno”.

Alejandro Istúriz y César Rincón eran, al momento en que se lleva a cabo la investigación por parte de las autoridades estadounidenses, funcionarios públicos activos y altísimo nivel dentro de Bariven. Tan “buenos” eran que la acusación federal afirma que “el equipo directivo hizo ofertas similares a otros proveedores conocidos y no conocidos por el Gran Jurado” además de Roberto Rincón y Abraham Shiera, por lo que esta conspiración solo sería un apéndice de otras tramas de sobornos, corrupción y blanqueo de capitales.

Poco tiempo después de su salida de Bariven, Istúriz adquirió en Miami varias propiedades, entre ellas un lujoso condominio ubicado en el 2627 South, Bayshore Dr del condado de Miami-Dade, en el estado de Florida, en las residencias Grovernor.

El apartamento 904 fue adquirido por Istúriz a mediados de 2013 por un valor cercano a 1,8 millones de dólares. Este dato se ocultó detrás de empresas constituidas en paraísos fiscales, pero una reforma del inmueble (que para realizarla debe ser notificada a la Corte del condado) fue firmada por Alejandro Istúriz el verdadero dueño del inmueble.

Llama la atención que la compañía que llevó a cabo las obras de remodelación, tal y como puede comprobarse en los archivos de la Corte de Miami-Dade y que cuenta con una homónima en Caracas, es propiedad de familiares muy cercanos al dueño de una empresa favorecida con decenas de millonarios contratos con Pdvsa y la Electricidad de Caracas, desde que el Gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez decretó la emergencia eléctrica y también durante la gerencia de Javier Alvarado al frente de ambos organismos.

El condominio fue vendido en 2016 después de la reforma por un valor cercano a los 2,2 millones de dólares al igual que otras propiedades a su nombre en territorio estadounidense.

Istúriz recibió sólo en estas operaciones conocidas por la Fiscalía de Estados Unidos 2.273.765 dólares, como monto total de las transferencias, además del “obsequio” que le hiciera Abraham Shiera de una reserva de una casa de playa en la exclusiva zona de Parrot Cay (que los fiscales identifican en Bahamas, pero las referencias geográficas le ubican en las islas Turcos y Caicos).

El “enano”: el pequeño gigante de las comisiones

Como un “team” gerencial y con “alias” incluidos, se identificaban los acusados en sus conversaciones. El equipo lo conformaban funcionarios activos y otros retirados de la administración chavista, pertenecientes tanto a Bariven, como a la Electricidad de Caracas.

Uno de los integrantes del “management team”, como se hacían llamar, es Nervis Villalobos o “el enano”, quien se desempeñó como viceministro de Energía Eléctrica hasta 2006, bajo el ala protectora de Rafael Ramírez, el otrora todopoderoso presidente de Pdvsa y ministro de Energía y Petróleo, hoy caído en desgracia y acusado de corrupción por el régimen venezolano. Villalobos no ocupó cargo público alguno durante el tiempo que duró la investigación federal, entre 2011 y 2013.

Ciertamente su paso por la administración pública terminó en 2006 pero no así sus “negocios” y asesorías a la industria eléctrica y figuras del alto gobierno, por medio de los cuales facilitó la obtención de millonarios contratos a empresas instrumentales con gravísimas consecuencias que derivaron según los entendidos en las actuales crisis de la industria eléctrica y petrolera del país.

Villalobos fue detenido en España en octubre del pasado año pero por un par de casos que recogen, según la Fiscalía de este país, pruebas suficientes de las turbias operaciones que llevó a cabo.

Al tiempo que Estados Unidos solicitaba su extradición para rendir cuentas por el caso que nos ocupa, el nombre de Nervis Villalobos ya corría en un juzgado de la Audiencia Nacional española “por presuntos sobornos de la ingeniería asturiana Duro Felguera”, según reseña el diario El País.

Por si fuera poco, también está vinculado al caso de la Banca Privada de Andorra. “Las pesquisas revelan que el exviceministro abrió 12 cuentas y constituyó 11 sociedades instrumentales. Sus cuentas recibieron 124,2 millones de euros, según la Policía de Andorra”, operaciones que se dieron en 2007, justo después de ser separado de su cargo como viceministro de Energía.

Las investigaciones en el viejo continente le relacionan también con Eudomario Carruyo, persona de interés en la trama de la blanqueo de capitales por medio de la Banca Privada de Andorra. Carruyo recibió depósitos entre 2008 y 2010, por 30,6 millones de dólares (unos 24,5 millones de euros). Una tercera parte de este dinero llegó desde tres empresas controladas por el exviceministro de Energía y Petróleo de Venezuela, Nervis Villalobos”, según informó el diario El País tras acceder a los informes de la investigación.

El exfuncionario chavista es considerado “una fuente muy importante de información, de la cual seguramente se derivarán otras acusaciones” toda vez que se presume su participación como operador en sonados casos de corrupción vinculados a Pdvsa y sus filiales, comentó a Caraota Investiga un ex agente federal experto en crímenes financieros y que sigue de cerca este caso que se ventila en la Corte del Distrito Sur de Texas presidida por el juez Kenneth M Hoyt.

Villalobos y Luis Carlos De León, ambos con residencia en España según fuentes periodísticas, fueron los responsables de establecer las conexiones con la “Empresa Suiza 1”, así identificada en el expediente acusatorio. Esta habría facilitado a la red criminal la apertura de cuentas en la nación helvética y el amaño de facturas y justificativos de los orígenes de los fondos depositados. De hecho, explica la acusación, que Villalobos y De León eran los firmantes de la cuenta conocida como “Cuenta Suiza 1”, de la cual se realizaron decenas de transferencias hacia una madeja de cuentas bancarias tanto en Suiza, como en Estados Unidos, Panamá, Curazao, entre otras latitudes.

El ocho de septiembre de 2011, Abraham Shiera le envió un mensaje desde su teléfono móvil a Villalobos, acusando problemas. “La institución no aceptó el palo; me están pidiendo facturas y órdenes de compra. Ya yo se las envié, espero esto se resuelva mañana”. El término “palo” se refiere al dinero usado en la operación.

Más adelante, el 20 de diciembre de 2011, Villalobos, esa suerte de “gestor y cobrador” del equipo, le escribió a Shiera. “No te olvides de hablar con el administrador, es vital que la cosa fluya en Diciembre”, a lo que Shiera respondió: “no te preocupes, ya confirmó que el viernes lo tendrás”. Dos días después, la compañía señalada como “Compañía de Shiera 5” envió un par de transferencias por 299.901,85 dólares y 362.485,68 dólares a la “Cuenta Suiza 1”, en la que Villalobos y De León eran los titulares.

Villalobos actuaba como intermediario entre los funcionarios activos de Bariven (Istúriz y Rincón) y los contratistas (Rincón y Shiera). Shiera le solicitó a Villalobos su ayuda para participar en un próximo panel de compras. El 8 de febrero de 2012, Shiera escribe a Istúriz: “Epa, ¿qué pasó con los motogeneradores?, a lo que Istúriz le respondió: “Ya César (Rincón, gerente de procura internacional) debe haberlo firmado”.

Villalobos, al igual que su socio Luis Carlos De León, creó un blog en el cual afirma ser el “Director Técnico y de Operaciones de Enersia Technology & Innovation”. Explica que la misma “es una compañía especializada en el desarrollo de proyectos de consultoría en el sector energético; principalmente en las áreas de gas, petróleo y electricidad”.

El expediente no se especifica como con los otros cuatro acusados, la relación de dinero que habría recibido Villalobos por su participación en esta conspiración. Sólo se conoce que en la cuenta suiza principal manejada por el exviceministro y Rincón Godoy, fueron transferidos 27 millones de dólares que posteriormente se distribuyeron hacia otras cuentas abiertas en bancos suizos.

La “fiera” de las finanzas

Luis Carlos De León Pérez, ciudadano venezolano y estadounidense, fue pieza clave en la Electricidad de Caracas para Javier Alvarado en el tiempo que este ocupó la presidencia, entre 2007 y 2010. Como jefe de la cartera de Finanzas del organismo participó – y estampó su rúbrica – en numerosos acuerdos y contratos asegurados por Alvarado.

Aun cuando se desempeñó en altos cargos gerenciales de la Electricidad de Caracas durante el período antes mencionado, el seguro social no refleja su cambio a este organismo. De León aparece como ficha de la nómina laboral del Instituto de Tecnología Venezolana para el Petróleo (Intevep), su anterior trabajo también bajo el mando de Javier Alvarado.

Explica la acusación de la Fiscalía de Estados Unidos que “tanto Rincón como Shiera utilizaban como intermediarios en sus conversaciones a Villalobos y De León”, además de ser estos últimos quienes propusieron al “equipo directivo” incluir en la repartición de los sobornos al “Oficial A”, al “Oficial B”, a César Rincón y a Rafael Reiter. Igualmente acordaron que los pagos de sobornos serían del 10% del monto recibido.

Queda claro que las finanzas era parte de sus asignaciones en esta trama de corrupción. El 15 de marzo de 2012, Abraham Shiera recibió en su teléfono móvil un mensaje de Luis Carlos De León en el que le advierte debe pagar los sobornos. “¿Estás en capacidad de comprar unas cosas?, la deuda de los amigos a partir de hoy es de 1.093.232 dólares”. Una semana después, desde cuentas controladas por Shiera y Rincón se realizaron una serie de transferencias hacia aquellas en Suiza y que fueron abiertas a nombre de los acusados. La suma de las transferencias internacionales totalizó la cifra mencionada por De León.

El diario El País trae en su edición del 3 de febrero de este año la información sobre los presuntos movimientos de cuentas millonarias que habría realizado Luis Carlos De León hacia la Banca Privada de Andorra. “Luis Carlos de León, director de Finanzas de Electricidad de Caracas, una filial de Pdvsa, controló entre 2008 y 2013 dos depósitos en la Banca Privada de Andorra. Sus cuentas movieron 22 millones de dólares (17,6 millones de euros). Y, desde ellas, se adquirió un inmueble en Venezuela por 3,1 millones de dólares (2,5 millones de euros), según la Policía de Andorra”, reseña el rotativo.

Sus vínculos con Nervis Villalobos le conectan con este caso. La policía de Andorra informó además que “De León utilizó la institución financiera del Principado para recibir millonarias sumas de jerarcas chavistas. Así, (De León) cobró en diciembre de 2008 un total de 5,5 millones de dólares (4,4 millones de euros) del exviceministro de Energía y Petróleo de Venezuela del primer Gobierno de Hugo Chávez, Nervis Villalobos”.

De Léon recibió, según la acusación federal un total de 1.010.807 dólares distribuidos en tres transferencias bancarias a su favor, como “retribución” de Rincón y Shiera por su participación en la conspiración.

El firmante “primo” de todos

César Rincón Godoy se erigió como la “rúbrica” detrás de las aprobaciones de los contratos de compra de Bariven a favor de los negocios de Rincón y Shiera. Era su responsabilidad estructurar los paneles de compra –amañados para que sólo estos contratistas fueron los beneficiarios – dentro de la filial de procura de Pdvsa.

Apenas cinco días antes de ser capturado por la policía española, Rincón Godoy publicaba en su página web un artículo llamado “Gobierno abierto: importancia de las asociaciones públicos – privadas” en referencia a “la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible por los países miembros de las Naciones Unidas”. Esto como parte de los servicios de asesorías empresariales que ofrece desde el sitio.

Ciertamente Rincón Godoy hizo buenas sus palabras y se esforzó en fomentar estas “asociaciones” al facilitar que las empresas de Roberto Rincón y Abraham Shiera se hicieran con jugosos contratos con la estatal petrolera venezolana, que se tradujeron en recompensas para él y según señala el expediente “un familiar de Rincón Godoy” cuya identidad es conocida por el Gran Jurado.

Tras desempeñarse como “Director / Gerente” de Bariven desde mayo de 2011 hasta octubre de 2013, el psicólogo ocupó desde 2012 hasta 2014 el cargo de Director Principal en la empresa mixta Venrus, una alianza entre Pdvsa y el gigante ruso gasífero Gazprom. Luego fue asesor ejecutivo de la presidencia de Pdvsa Gas, por espacio de seis meses y a partir de julio de 2015 se desempeñó como “coach y consultor externo en dirección empresarial e innovación de la administración pública y privada (autónomo) y Director Comercial de Ekosoltec Group, S.A” empresa con jurisdicción en Panamá. Sin embargo, dice en su hoja de vida que durante estos mismos períodos, entre 2014 y 2016 cursó estudios en la Universidad Complutense de Madrid y obtuvo el título de “Magister en Gobierno y Administración Pública”.

En la acusación que hace en su contra la Fiscalía de Estados Unidos se le identifica como el contacto con otro individuo identificado como “Business men 1”, un empresario residente del estado de Florida y que es considerado co-conspirador o facilitador de blanqueo de capitales a favor de los acusados.

El 29 de febrero de 2012, Rincón Godoy le escribió a este preguntándole si había enviado “los caramelos” (el dinero adeudado) a su familiar, a lo que el empresario le confirmó la transferencia de “los caramelos” a su residencia (la cuenta bancaria asociada al familiar de Rincón Godoy). Ese mismo día fueron abonados a la cuenta bancaria de su familiar, conocida por el Gran Jurado, la cantidad de 150.710 dólares provenientes de una cuenta asociada a este empresario del estado de Florida.

Rincón Godoy recibió como pago de sobornos la cantidad de 575.710 dólares, además de la reserva en un lujoso hotel de Aruba, “cortesía” de Abraham Shiera.

Los “aces” de Rafa “Nadal” Reiter

Es Rafael Ernesto Reiter Muñoz el acusado que menos referencias tiene en el expediente de la Fiscalía de Estados Unidos pero es el más favorecido en la distribución del pago de sobornos tanto en dinero como en bienes o servicios. Al ex gerente de Prevención y Control de Pérdidas-Región Capital (PCP) se le acusa de blanqueo de capitales, según la sección 78 de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (Fcpa).

Fuentes extraoficiales consultadas para este trabajo aseguran que Reiter es muy cercano a Roberto Rincón. De hecho, es este último quien agiliza las transferencias de pago al hoy acusado e incluso dispuso de una compañía de títulos en Estados Unidos para adquirir en nombre de un familiar de Reiter un condominio cuyo valor es cercano a un millón de dólares.

“Requiero que (el familiar de Reiter) firme los documentos que estoy enviándote y me los devuelvas”, le escribió Roberto Rincón a Reiter el 17 de agosto de 2012. El 21 de agosto de ese año Reiter reenvió el correo con los documentos firmados. Dos días más tarde, el contratista transfirió 867.619,62 a la firma de abogados como pago por la adquisición de un inmueble.

De igual forma, en diversas conversaciones citadas por la Fiscalía de Estados Unidos, se lee a Nervis Villalobos haciendo seguimiento a los pagos que “Nadal” Reiter (el alias con el que el grupo de acusados le identificaba) debía recibir.

Reiter no tenía experiencia alguna en los procesos de ingeniería propios de la industria petrolera. Su vocación es otra, la seguridad, o más bien, proteger “rodilla en tierra” los intereses de Rafael Ramírez a quien acompañó como ayudante y persona de confianza durante su gestión, más que los intereses del Estado venezolano, cuyo patrimonio fue afectado por casos como el de Pdval, por el cual se estima el país perdió al menos 2.000 millones de dólares. Su imagen recorrió las redes sociales luego que el blog de tendencia oficialista La Tabla publicara imágenes de Reiter con artistas y cantantes.

El nombre de Rafael Reiter fue expuesto en una corte de Miami, cuando Franklin Durán, acusado por el caso del maletín de dinero que desde Venezuela fue extraído con destino a la campaña presidencial en 2007 de Néstor Kirchner en Argentina, le mencionó como el encargado de entregar la maleta con los más de 800.000 dólares a Guido Antonini Wilson.

Reiter se convirtió en “empresario” en 2014 cuando constituye una empresa en Panamá llamada Inversiones RC 58 INC. La ficha de la sociedad es toda una revelación: la empresa es registrada por José Eugenio Silva Ritter, señalado de ser el hombre detrás de la constitución de sociedades instrumentales para personas políticamente expuestas, incluso mandatarios de países suramericanos.

Ese dato es sólo un abreboca. Su socio en esta empresa es Said Aurelio Cabrera Abraham, quien según fuentes periodísticas se trataría de un oficial del ejército venezolano. Aparece registrado en el padrón electoral venezolano en la embajada de Argentina, hasta 2011 y luego cambió su destino hacia Otawa, Canadá, en 2012. Fuentes consultadas por Caraota Investiga aseguran que Cabrera sería un agregado militar del Gobierno venezolano.

El tercer socio, pero nunca menos importante es Charles Henry Du Bosq de Beaumont. Su nombre resuena en numerosas investigaciones que le señalan como “el banquero de los magnates que surgieron durante el régimen chavista”. Maneja una entidad llamada Compagnie Bancaire Helvétique, encargada de intermediar para abrir cuentas bancarias en paraísos fiscales o con la creación de estructuras que permitan ocultar los verdaderos dueños del dinero.

Su compañía se menciona en el sonado caso de corrupción por el cual condenaron a la cárcel a la ex ejecutiva del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), María de los Ángeles González de Hernández en 2013, quien evitó la prisión tras aceptar su responsabilidad en la trama de corrupción y sobornos y comprometerse a devolver el dinero mal habido.

Entonces surge la interrogante. Cuál es la conexión que llevó a este banquero (Beaumont), a un militar y al hombre de confianza del ex zar del petróleo Rafael Ramírez, hoy en paradero desconocido, a constituir sociedades en paraísos fiscales. Seguramente los fiscales del Distrito Sur de Texas y los del resto del mundo podrían develar la respuesta.

Reiter recibió de Roberto Rincón y según la cuenta de la acusación, un par de autos blindados cuyo valor es de 107.500 dólares cada uno. Además solicitó que Rincón abonara un millón y medio de dólares a favor de una productora de cine dirigida por un familiar, además de la ya mencionada adquisición del lujoso inmueble localizado en el Four Seasons Condominium de Miami. Rincón le obsequió también un bolso al familiar de Reiter valorado en 10.300 dólares.

Fue precisamente Reiter, quien hizo llegar a Rincón dos facturas por un monto superior a los 25.000 dólares por dos cursos de inglés a favor de “dos hijos del Oficial B”, que según se presume se trataría de Rafael Ramírez. Adicionalmente la Fiscalía tiene evidencia de dos transferencias que suman 450.000 dólares a favor del familiar del ex gerente de seguridad de Pdvsa y la reserva en un lujoso hotel de Aruba para él y un familiar. En total, “Nadal” Reiter habría recibido 3.042.919,62 dólares como “retribución por su participación en la conspiración.

Javier Alvarado o ¿el “Oficial A”?

Es hombre de carrera dentro de la industria energética venezolana. Este ingeniero eléctrico tuvo su punto de inflexión durante el paro petrolero que dejó en la calle a más de 20.000 trabajadores de Pdvsa, tras el despido “en vivo” que hiciera el entonces presidente Hugo Chávez. Decidió permanecer dentro de la estatal y a partir de allí su carrera fue en ascenso. Al asumir la presidencia de la Electricidad de Caracas en mayo de 2007 y hasta el 27 de octubre de 2010, con la venia del zar del petróleo Rafael Ramírez, ganó espacios importantes de poder que le permitieron privilegiar a sus mentores y sus más cercanos, según investigaciones de la época.

Pero vendría más. Javier Alvarado Ochoa fue nombrado viceministro de Desarrollo Eléctrico, según decreto presidencial publicado en Gaceta Oficial N° 39.367, de fecha viernes 12 de febrero de 2010. Su juramentación quedó a cargo de Alí Rodríguez Araque, quien era para el momento el Ministro para la Energía Eléctrica. En septiembre de ese año, Alvarado quedó encargado de la cartera ministerial por la ausencia temporal de Rodríguez Araque. Ocupó este cargo igualmente hasta el 27 de octubre de 2010.

En 2011, fecha en que se inicia la investigación de la Fiscalía de Estados Unidos, Alvarado vuelve a Pdvsa, esta vez como presidente de Bariven, la filial de procura de la estatal petrolera venezolana, cuyos anteriores directivos fueron señalados de tener responsabilidad en el sonado caso conocido como “Pudreval”, por el que la Nación perdió al menos 2.000 millones de dólares en alimentos que fueron abandonados en diversas regiones del país.

Pero estos señalamientos quedan cortos al lado de los que hay en contra de Javier Alvarado, al menos aquellos que han revelado las autoridades de España y Estados Unidos. A partir de un informe emanado por la Unidad de Prevención y Blanqueo de España (Sepblac) en marzo de 2015, la Fiscalía de ese país se querelló contra la empresa Duro Felguera. “La empresa española firmó en 2009 un contrato con la venezolana C. A. Electricidad de Caracas (EDC), para la construcción de la central de ciclo combinado de Termocentro, por un importe de más de 1.500 millones de euros”, durante la gestión de Alvarado al frente de la Electricidad de Caracas, reseñó el portal Europapress.

“El juez de la Audiencia Nacional, Ismael Moreno, se encarga de la investigación de este caso tras la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción, que acusa al presidente de Duro, Ángel Antonio del Valle y a su antecesor, Juan Carlos Torres Inclán, de pagar 105 millones de dólares (más de 89 millones de euros) en comisiones a personas vinculadas con la Administración de Chávez para sobornar a funcionarios públicos y favorecer los intereses de la empresa”, querella que incluyó a Nervis Villalobos y Javier Alvarado Ochoa, “antiguos miembros del Gobierno de Hugo Chávez, así como a dos sociedades vinculadas a los venezolanos”.

Poco después, el diario español El País reseñó las presuntas implicaciones de Alvarado en otra trama de corrupción y blanqueo de capitales en las que según los informes policiales, habría al menos una decena de exfuncionarios chavistas que depositaron dinero proveniente de presuntos sobornos millonarios en la Banca Privada de Andorra. “Estados Unidos había denunciado antes que este banco fue empleado por bandas criminales para el blanqueo, algo que sus propietarios niegan”.

El texto detalla parte del expediente manejado por la juez andorrana Canòlic Mingorance. “Javier Alvarado, exviceministro de Energía y Petróleo y exdirector entre 2007 y 2010 de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), manejó cinco depósitos y cuatro sociedades que percibieron 46,5 millones de euros. Una de sus cuentas en Andorra se abrió en julio de 2008, cuando el dirigente todavía formaba parte del Ejecutivo de Hugo Chávez (fallecido en marzo de 2013)”.

Rafael Ramírez, ¿el “Oficial B”?

Poco se dice en el expediente sobre este individuo, más allá de haber recibido como parte de pago de los sobornos, la cancelación de sendos cursos de inglés “para dos hijos de este”, cuyo valor asciende a más de 25.000 dólares.

En una nota de la agencia AP, se afirma que según fuentes familiarizadas con el caso sería el ex zar petrolero, Rafael Ramírez, el individuo que se identifica en la acusación como “Oficial B”.

“Los fiscales en Houston alegan que dos de los individuos acusados ​​dijeron a los empresarios que los pagos de sobornos que hicieron a cambio de pagos rápidos y los contratos con el gigante petrolero estatal venezolano PDVSA serían compartidos con un alto funcionario venezolano, identificado en la ley como Oficial B”, dice la agencia estadounidense.

“Ese político venezolano no identificado es Ramírez, dijo un funcionario a The Associated Press (AP). El funcionario acordó hablar sobre el caso solo bajo la condición del anonimato porque no estaban autorizados a discutir el asunto”.

Hay que recordar que durante el período en que se realizó la investigación, Ramírez ejerció como presidente de Pdvsa y dirigió la cartera de Energía y Petróleo.

Ramírez ha sido señalado no en pocas ocasiones de estar incurso en hechos ilícitos de blanqueo de capitales y corrupción. A mediados de 2011 lo vincularon con “actividades sospechosas y potencialmente ilegales de una cuenta en el Ocean Bank”, una entidad bancaria con jurisdicción en Estados Unidos y cuyos propietarios son venezolanos. Una empleada del banco habría denunciado al FinCen, órgano apéndice del Departamento del Tesoro de Estados Unidos encargado de las investigaciones de crímenes financieros, los sospechosos movimientos de una cuenta vinculada a Rafael Ramírez.

Sin embargo, tanto este como otros señalamientos en su contra no han tenido – por ahora – asidero jurídico en las cortes internacionales, como sí en los recientes anuncios del fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek Williams Saab.

El funcionario dijo haber encontrado un documento del Juzgado de Primera Instancia de Andorra, de fecha 30 de noviembre de 2012, en el que se señala a Ramírez “como socio directo en operaciones de intermediación y compra-venta de petróleo”, entre otras.

Estas denuncias irían de la mano con la investigación que la Comisión Permanente de Contraloría de la Asamblea Nacional hiciera en 2016, la cual concluyó que Ramírez tendría responsabilidad política en la pérdida de más de 11.000 millones de dólares del erario público. “La comisión acordó estudiar los mecanismos necesarios para solicitar la remoción de Ramírez quien se desempeña actualmente como embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU)”, recogió el portal Transparencia Venezuela.

La identidad de la compañía suiza involucrada en la trama
Aun cuando algunas identidades permanecen en reserva, hay indicios que permiten adelantar criterio sobre los facilitadores en esta nueva trama de corrupción que se desprende de la detención y condena de Roberto Rincón y Abraham Shiera.

La revista suiza Tagesanzeiger publicó un reportaje el pasado 22 de febrero en el que adelanta posición sobre la identidad de la empresa suiza que habría servido de intermediaria para la apertura de cuentas en este país y la legitimación de los orígenes de los abonos que los acusados realizaron.

Se trataría de “una empresa de gestión de activos con una exclusiva ubicación y fundada en 2004: Eagle Wealth Management AG”. La publicación asegura además que esta acusación que se ventila en una Corte federal de Estados Unidos está afectando el centro financiero suizo. “Entre 2011 y 2013, más de 27 millones de dólares fueron para los cinco funcionarios en nueve cuentas suizas, varias de ellas en Credit Suisse”.

La aprehensión de Roberto Rincón y Abraham Shiera ha sido fructífera para la justicia estadounidense. Cabe recordar que también como consecuencia de esta acción, la Fiscalía de EEUU introdujo en enero de 2017, expedientes en los que acusó a los venezolanos Charles Beech Weira y al zuliano Juan José Hernández Comerma por conspirar y violar leyes estadounidenses, en directa vinculación con Roberto Rincón y Abraham Shiera.

“Los cargos anunciados hoy demuestran nuestro compromiso de luchar contra la corrupción desde su origen y enjuiciar a quienes presuntamente blanquean sus ganancias ilícitas a través de instituciones financieras y bienes raíces estadounidenses. A través de casos como este, estamos enviando un fuerte mensaje a los funcionarios extranjeros corruptos: si blandas tus ganancias obtenidas ilegalmente a través de los Estados Unidos, serás procesado”, afirmó el Fiscal General Adjunto interino John P. Cronan de la División Criminal del Departamento de Justicia.

El anuncio dejó claro que se trata de una investigación en curso y que ya la mayoría de los conspiradores han caído en manos de la justicia estadounidense: Además de Rincón, Shiera, Beech, Hernández y los acusados que hoy están en custodia en España y Estados Unidos, se le suman otros cuatro, los primeros en destejer ante el juez de la Corte del Distrito Sur de Texas, Gray Miller, parte del entramado; José Luis Ramos Castillo, Christian Javier Maldonado Barillas, Alfonzo Eliezer Gravina Muñoz y Abraham Millán. ¿Quiénes les seguirán?.

“Hemos anunciado cargos contra 15 personas, 10 de las cuales se han declarado culpables, como parte de una investigación más amplia y en curso por parte del gobierno de los EEUU sobre sobornos en Pdvsa. Homeland Security Investigations (HSI) en Houston está llevando a cabo la investigación con la asistencia de HSI en Boston y Madrid, así como de la Unidad de Investigación Criminal del Servicio de Impuestos Internos (…) La Oficina de Asuntos Internacionales, División Penal, la Oficina Federal de Justicia de Suiza y la Guardia Civil española también brindan asistencia”. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente:  Con información de Fiorella Perfetto - http://www.caraotadigital.net - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...