lunes, 5 de febrero de 2018

Investigación de El País denuncia mafia de pasaportes en Venezuela

Julián Quiara parece ir en serio cuando durante un paseo entre el bullicio de turistas alemanes y comerciantes callejeros senegaleses junto al acantilado de Puerto de la Cruz, Tenerife, hace un comentario escalofriante.

“Antes de que me deporten a Venezuela me tiraré al mar con una piedra atada a los pies”.

Quiara, de 42 años, tiene motivos para temer. Hasta hace nueve meses, trabajaba para el Saime (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería) en la Torre Aco, el edificio al este de Caracas donde opera una mafia de funcionarios corruptos que cobran miles de dólares a cambio de un pasaporte, uno de los negocios más prósperos en un país arruinado, de acuerdo con el diario El Pais de España.

En abril, Quiara se montó en un avión para huir a España, donde tiene familia. Ha pedido asilo. Asegura que había sido amenazado por sus superiores por no querer colaborar en la venta ilícita de los documentos de identidad.

En medio de un éxodo sin precedentes, muchos venezolanos que desean huir de la hambruna, la delincuencia y el caos en que ha degenerado el régimen de Nicolás Maduro llevan más de un año esperando un pasaporte por la vía oficial, pero quienes pueden y quieren pagar miles de dólares a los funcionarios corruptos del Saime se hacen rápidamente con los documentos, según víctimas, funcionarios y exfuncionarios del Gobierno venezolano e intermediarios de este tráfico ilegal.

Al frenar la emisión de pasaportes, la oposición sospecha que Maduro busca negar el derecho al voto a los más de dos millones de venezolanos que se estima componen la diáspora.

Esa teoría se apoya en el hecho de que Caracas usa los pasaportes para castigar a la población crítica. Las autoridades les han retirado el documento a diputados, artistas y periodistas.

"No es casualidad que esto pase antes de las elecciones presidenciales", argumenta Lester Toledo, un líder opositor del partido Voluntad Popular, que ahora reside en Madrid. Maduro buscará la reelección en unos comicios el 30 de abril.

Con respecto a quienes siguen en Venezuela esperando su documento de viaje para emigrar, algunos creen que Caracas pretende contener su salida. Pese a ello, miles de venezolanos huyen a pie cruzando a Cúcuta, Colombia, por el puente Simón Bolívar, donde muchos usan una tarjeta de movilidad fronteriza.

"Aquí no se habla mal de Chávez"

En Europa, EE UU y Latinoamérica muchos venezolanos han quedado indocumentados a la espera de sus pasaportes, lo que les ha supuesto pérdidas de empleo, separaciones familiares y miedo a la deportación.

Raiza Ramos, que lleva un año esperando en Tenerife la renovación de su pasaporte caducado, afirma que por esta causa no pudo viajar a Venezuela para ver a su madre antes de morir. “Me siento presa”, se lamenta.

“La crisis de Venezuela te afecta aunque estés a 8.000 kilómetros de distancia”, dice Viviana Huerta, de 29 años, que perdió su empleo como publicista en Bilbao por culpa de su falta de documentación.

No tener pasaportes les dificulta todo tipo de trámites, desde renovar su tarjeta de residencia hasta abrir una cuenta de banco o comprar una línea de móvil.

“Me siento completamente desamparada”, se queja Huerta.

La reciente expulsión del embajador venezolano en España como represalia por una medida similar de Caracas, no afecta al personal consular, que sigue en territorio nacional con la misión de asistir a sus compatriotas, aunque estos creen que no defienden sus intereses, sino los del régimen. En el Consulado General de Venezuela en las Islas Canarias los visitantes son recibidos por un cartel con una prohibición: "Aquí no se habla mal de Chávez".

LA DIÁSPORA EN NÚMEROS
Venezuela experimenta desde hace dos años la mayor salida de personas de su historia reciente, según los demógrafos. Durante los primeros años del chavismo emigraron venezolanos profesionales o empresarios, que tenían por destino sobre todo EE.UU., Colombia, España y otros países de Europa. Pero en los últimos dos años, como consecuencia del deterioro económico y político, ha cambiado el perfil y el destino. Decenas de miles de venezolanos pobres y de clase media están emigrando a través de las fronteras terrestres con Colombia y Brasil con destino en esos países u otros de Sudamérica: Ecuador, Perú, Chile o Argentina. Debido a que Venezuela dejó hace años de dar datos oficiales, se hace difícil calcular cuántos de los 30 millones de venezolanos viven fuera y a esa tarea se dedican expertos independientes que usan datos oficiales de otros gobiernos. Tomás Páez, director del Observatorio de la Diáspora Venezolana, calcula que más de 2.5 millones de venezolanos viven en el exterior, de los cuales 1.3 millones se han ido desde 2016. Solo en Colombia viven ya más de medio millón de venezolanos, según el gobierno colombiano. En España se estima que viven más de 250.000 venezolanos (cifra que incluye a los que tienen doble nacionalidad). (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS)

Fuente: Con información de FERNANDO PEINADO - https://elpais.com - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...