martes, 30 de enero de 2018

Domando hiperinflación: Una perspectiva de un escéptico del monetarismo (+Opinión)

Por: Richard Vague - (+Traducción) - A medida que Venezuela se instala en la primera hiperinflación en todo el mundo en la última década, me gustaría compartir algunas reflexiones generales sobre este tema. Para ser claro, no soy un experto en Venezuela; mi investigación se basa en el análisis de episodios históricos de hiperinflación. No obstante, estoy contribuyendo a esto para asegurar que no surja confusión de mi cuerpo de investigación que demuestre que, en circunstancias macroeconómicas normales, el rápido crecimiento de la oferta de dinero no causa inflación.

La hiperinflación es una enfermedad económica muy específica, con características definitorias más allá de la simple inflación. En 2012, Steve Hanke y Nicholas Krus de Johns Hopkins compilaron una tabla de los 56 casos identificables de hiperinflación hasta ese punto, incluyendo lo que ellos consideran la primera instancia de ese tipo, Francia en 1796. En su compilación, usaron una definición estricta de hiperinflación: un aumento del nivel de precios de al menos 50% por mes.

Una preponderancia de estos casos ocurrió en países en y después de la Primera Guerra Mundial y la Segunda Guerra Mundial, países de Sudamérica en la década de 1980 y, especialmente, los países de Europa del Este y la antigua Unión Soviética a principios de la década de 1990 cuando estaban en transición a las economías de mercado.

Dos factores prevalentes en estas ocurrencias fueron el colapso de la capacidad productiva (a través de la guerra, el colapso de los precios de los productos básicos u otros factores) y una dependencia excesiva de las importaciones.

Pero el factor definitorio fue la incapacidad o la capacidad severamente disminuida de pedir prestado o vender deuda a un tercero, especialmente bancos o inversores extranjeros, junto con déficits presupuestarios gubernamentales muy grandes y recurrentes, usualmente del orden de 10% a 20% - o en algunos casos, mucho más.

Dado este gran déficit recurrente y la incapacidad de obtener financiación a través de un tercero, un país recurrirá a una de dos cosas. El primero es vender deuda a su propio banco central, que ese banco central paga dándole moneda fiduciaria o haciendo un crédito fiduciario a la cuenta del gobierno que puede utilizarse para hacer pagos. Ambos son en efecto la creación o "impresión" de dinero nuevo. El segundo es simplemente imprimir nuevo, moneda que no está respaldada por cosas como oro, reservas o deudas.

Cuando un país recurre a esta estrategia, el valor de su moneda cae en picado en relación con las monedas externas, como el dólar. Cuando esto sucede, las personas e instituciones que mantienen su moneda se esfuerzan por tratar de vender la moneda a cambio de oro de una divisa externa más estable antes de que el valor de esa moneda siga cayendo. Esta venta masiva solo debilita aún más la moneda, creando una rápida espiral descendente en el valor de la moneda. Los precios pueden literalmente aumentar exponencialmente. En Alemania, a principios de la década de 1920, los precios aumentaron en diez a la potencia de quince .

Una gran parte de la inflación proviene no solo del gran aumento en la moneda sino del hecho de que, con una moneda depreciada, el precio de los bienes importados se dispara.(Las importaciones son a menudo un factor importante en la inflación regular también).

La experiencia de estos 56 países ha demostrado otra cosa muy importante. Con el antídoto apropiado, la hiperinflación se puede detener en un período de tiempo muy corto, a menudo solo días o semanas.

El antídoto apropiado es detener el gasto deficitario. Jeffrey Sachs, en su libro El fin de la pobreza , informa que la hiperinflación de Bolivia de 1985 fue detenida en semanas por la siguiente estrategia. El siguiente es un extracto de ese libro:

Buscamos un paquete de medidas fiscales que pudieran alejar rápidamente al gobierno de su dependencia del financiamiento del déficit del Banco Central. Pronto nos dimos cuenta en las discusiones con nuestros colegas bolivianos y al revisar los libros que la clave presupuestaria estaba en el precio del petróleo. Los ingresos del gobierno dependen fuertemente de los impuestos a los hidrocarburos, principalmente pagados por la compañía petrolera estatal, YFPB. El YFPB fijó el precio del petróleo y la gasolina (en pesos). En general, el precio del petróleo se cambió cada pocos meses, por lo que el precio del petróleo cayó bruscamente en comparación con otros precios y en términos del dólar estadounidense durante el período en que el precio en pesos se mantuvo constante. El bajo precio del petróleo estaba, a su vez, destruyendo el presupuesto. ... Dado que el presupuesto del gobierno depende de los impuestos sobre el petróleo, la base impositiva colapsó. ... Camiones enteros de gasolina estaban siendo contrabandeados a través de la frontera con Perú. ...

Calculamos que si el precio de la gasolina (y de otros combustibles) aumentara diez veces, volviendo al precio mundial de alrededor de $ 0.28 por litro, este aumento en sí mismo cerraría la mayor parte del déficit presupuestario. Un paquete de otras medidas en el lado del gasto y los ingresos podría cerrar el resto. ...

El programa se inició el 29 de agosto, comenzando con un fuerte aumento en los precios del petróleo. ... El final repentino del déficit presupuestario condujo a una estabilización inmediata de la tasa de cambio. ... En una semana, la hiperinflación había terminado. ...

Se requirieron pasos adicionales para consolidar la victoria sobre la hiperinflación, especialmente la reestructuración de su deuda externa.

Entonces la fórmula del antídoto es esta:
  1. Cierre el déficit presupuestario a través de todos los medios necesarios: reforma tributaria, reestructuración de la deuda, reducción de gastos, o incluso, como en Bolivia, un ajuste técnico de los precios de los productos básicos.
  2. Continúe imprimiendo dinero nuevo a través de cualquiera de los medios descritos anteriormente. En algunos casos, esto se ha logrado mediante la emisión de una segunda moneda, donde el compromiso de no imprimir moneda adicional es más creíble.
  3. O comprométase a hacer los puntos 1 y 2 anteriores que el mercado y la ciudadanía creen, y luego haga un seguimiento adecuado.
Curiosamente, como señaló Thomas Sargent de la Fed de Minneapolis en su artículo de 1981 "The Ends of Four Big Inflations", "la oferta de dinero a menudo aumenta rápidamente en los meses y años posteriores a la hiperinflación. Esto respalda la idea de que la inflación no es simplemente una función de una oferta monetaria en expansión, sino también o en su lugar una función de otros factores. (PULSE AQUÍ PARA VER MÁS EN INGLÉS)

Fuente: Artículo de Opinión - Richard Vague - (PULSE AQUÍ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

 
LO + LEÍDO...

LO + LEÍDO...