Si presenta algún problema para acceder y visualizar “Noticias Candela” visite www.informe25.com (pulse aquí) y vea allí el recuadro amarillo...

jueves, 25 de octubre de 2012

Documentos comprometerían a banquero preso Fernández Barrueco en delitos que se le imputan

Por: Rafael Medina – La defensa del banquero preso Ricardo Fernández ha logrado que judicialmente se omitan algunos de los delitos bancarios que se le imputan. En cierta medida se intentaría calificar internacionalmente al banquero como “preso político”.
Algunos medios han explicado con detalle el plan ideado por la defensa de Fernández Barrueco y de su consultor jurídico, también preso, José Gregorio Camacho Uzcátegui, ambos ex directivos del quebrado Banco Canarias. Según documentos divulgados por medios de comunicación, Hernández y Camacho utilizaban presuntamente empresas fantasmas, bancos y casas de bolsa con la finalidad de cambiar bolívares en divisas y sacarlas al exterior. Actualmente los imputados se encuentran detenidos en la sede de la Dirección de Inteligencia Militar, en espera de una decisión judicial que les permita recobrar su libertad. La quiebra de los bancos presididos por Fernández Barrueco afectó a miles de ahorristas e instituciones públicas y privadas, que lograron recuperar su dinero total o parcialmente gracias a la oportuna intervención de las autoridades bancarias venezolanas.
A continuación mostramos un trabajo de investigación realizado por Primicias24.com sobre las irregularidades detectadas en Bolívar Banco, Banco Confederado, Banco Provivienda y Banco Canarias de Venezuela, propiedad estos de Ricardo Fernández Barrueco. El trabajo presenta una serie de documentos que sustentan los señalamientos sobre los presuntos ilícitos cometidos en estas instituciones financieras.
       
Aponte Aponte protegió al banquero Ricardo Fernández

“Como ser uno de los empresarios más ricos de Venezuela con dinero ajeno” podría ser el mejor título para una biografía de Ricardo Fernández Barrueco, conocido en los años mozos de la Revolución como el “Zar de Mercal y el Zar del Atún” y quien en sus últimos tiempos de bonanza consolidó un emporio que abarcaba industrias en el área de alimentos, en el sector financiero y con aspiraciones de consolidarse en el área de las telecomunicaciones al intentar adquirir una de las principales compañías telefónicas del país, Digitel GSM, por un monto estimado en US$ 800 millones.
Fernández Barrueco permanece detenido en la sede de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) desde el pasado 20 de noviembre de 2009 cuando el tribunal 11 de control de Caracas libró una orden de captura en su contra por la presunta comisión de delitos previstos y sancionados por la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada y el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Reforma parcial de la Ley General de Bancos y Otras Instituciones Financieras.
Bajo el oficio número AP01-P-2009-042247 se da apertura a la averiguación por parte del Ministerio Público contra Ricardo Fernández Barrueco y José Gregorio Camacho Uzcátegui, apoderado legal de Galopy Corporation International N.V., empresa clave para el fraude financiero que perjudicó a unos 878.000 ahorristas. La motivación de esta actuación son las presuntas irregularidades detectadas en Bolívar Banco, Banco Confederado, Banco Provivienda y Banco Canarias de Venezuela.
Los delitos establecidos en dicha averiguación son tres:
  1. APROPIACIÓN DE RECURSOS DE LOS AHORRISTAS; previsto y sancionado en el artículo N° 432 del decreto con Rango, Valor y Fuerza de Reforma Parcial de la Ley de Bancos y Otras Instituciones Financieras.
  2. APROPIACIÓN INDEBIDA DE CREDITOS; previsto y sancionado en el artículo N° 431 de la misma ley.
  3. ASOCIACIÓN PARA DELINQUIR; Previsto y sancionado en el artículo N°6 en relación con el artículo 16, numeral 4° de la Ley Orgánica Contra la Delincuencia Organizada, de conformidad con las previsiones contenidas en el artículo N° 326 del Código Adjetivo Penal.
Antes de conocer como se gesta toda esta conspiración financiera en detrimento de miles de venezolanos, vamos a conocer algunos detalles de quien es Ricardo Fernández Barrueco.

De dueño de estacionamiento a uno de los principales empresarios del país
Ricardo Fernández Barrueco nació el 9 de abril de 1965, comerciante de profesión. Resulta difícil de creer como un hombre de apenas 46 años pudo acumular tantas empresas y riquezas cuando sus inicios datan en un negocio familiar, un estacionamiento del cual su padre fuera fundador, negocio sin duda lucrativo pero que no puede ser la base de la inmensa fortuna que llegó a acumular, y de la que poco se conocía de su origen hasta el momento actual.
A raíz del paro petrolero que inició en el año 2002, y ante la ausencia de suministros alimenticios, Fernández Barrueco se consolidó como el mayor y más confiable surtidor de la cadena alimenticia gubernamental MERCAL, con lo que pasó a ser no sólo el principal importador de alimentos, sino que llegó a tener la flota de transporte más grande de toda la región. Su pequeña compañía de camiones llegó a alcanzar la nada envidiable cifra de 3.000 unidades, como consecuencia directa.
Incursionó en la industria alimenticia con empresas como Maicera Proarepa Industria Venezolana C.A., Industria Venezolana Maicera Pronutricos C.A., Venarroz RSA C.A., Monaca Molinos Nacionales C.A, Derivados de Maíz Seleccionado Demaseca C.A., Productos y Financiamientos Agrícolas C.A. Profinca, Consorcio Agropecuario Venezolano Coave C.A., Ríos Algodonera del Sur C.A., la Corporación Agropecuaria Integrada CAICA C.A., Grasas GRASOCA de Oriente C.A., al igual que empresas congeladoras de atún ubicadas en el estado Sucre, sólo por nombrar algunas de sus adquisiciones del área de la agricultura, servicios, pesca comercial y marítimo naval.
La internacionalización fue también parte de su rating, pues se hizo acreedor de una compañía procesadora de atún en Ecuador y de 8 barcos atuneros.
Cuanto más se tiene, más se quiere tener, y es así como con la utilidad generada de estas compañías, Ricardo Fernández decide emprender caminos en el sector financiero con la compra del Banco Confederado. Sumada a esta entidad, entre los meses de septiembre y octubre del año 2009, se convierte igualmente en el accionista mayoritario de Bolívar Banco, Banpro y Banco Canarias de Venezuela.
Es así como con estas cuatro entidades financieras se adueña del 5,1% del mercado bancario, porcentaje nada despreciable si toma en consideración que el primer banco del país, Banesco, tiene un alcance de 15 por ciento del sector.
En estas cuatro entidades financieras se observaba el mismo patrón de comportamiento, poca captación de clientes particulares y una alta colocación de fondos de instituciones centralizadas y descentralizadas del Estado.
De últimas adquisiciones nacerá una nueva ambición, adquirir Digitel GSM, la tercera telefónica del país, compañía que tenía una participación de mercado de 19,9% al cierre de 2008. Es cuando empieza entonces la última etapa de los maquiavélicos negocios del potentado emergente Ricardo Fernández para hacerse de esta compañía, a costillas de los fondos de miles de venezolanos captados en los bancos de su dominio.

Como se concreta la gran estafa financiera
La acusación presentada por el Ministerio Público es clara al señalar que en todas estas entidades financieras existía una simulación de los balances, dado que al ingresar el dinero de las colocaciones del Estado, ese mismo día se registraban operaciones de compra de títulos de valores (bonos de la nación entre otros), y se vendían de inmediato a compañías relacionadas con Ricardo Fernández Barrueco, quienes luego las negociaban a través de Casas de Bolsa de su total confianza.
En este momento es cuando aparecen nombres de Casas de Bolsa como U21. Sin embargo, lo reflejado en los balances financieros del Banco Confederado,  Bolívar Banco, Banpro y Banco Canarias de Venezuela  era que los títulos se mantenían allí, como si nunca se hubiesen utilizado, y generando una utilidad falsa al proyectar unos intereses que no se recibirían por  inexistentes.
El ciclo de ese dinero estaba previamente planificado: con esta combinación de instituciones financieras, Casa de Bolsa y empresas fachada o “de maletín”, se empiezan a efectuar operaciones sin ningún tipo de limitación u obstáculo, todas a favor de “compañías” relacionadas con el grupo liderado por Ricardo Fernández Barrueco.
Cabe destacar que en las cuatro entidades financieras mencionadas las empresas vinculadas al Grupo Fernández Barrueco estaban reflejadas como los mayores deudores.
Mencionando sólo algunas de estas irregularidades que empiezan a llamar la atención de SUDEBAN y finalmente del Ministerio Público, eran otorgados créditos sin garantías o con garantías insuficientes a empresas como Venarroz, Fextun Fábrica de Exquisiteces de Atún, Pronuticos y Productos y Financiamientos Agrícolas C.A. Profinca, Proarepa, A.T.C. C.A., Agrícola Cerro Azul, entre otras. El otorgamiento de créditos y autorización de los mismos sin garantía, viola los principios fundamentales para el otorgamiento de préstamos y créditos. En la legislación vigente esto forma parte también  del proceso de ocultamiento de dinero o bienes de origen ilegal y los subsiguientes actos de simulación en relación a su origen para hacerlos aparentar como legítimos, lo cual lleva al incumplimiento de las leyes vinculadas a la legitimación de capital. Otro aspecto importante a destacar es que en las normas venezolanas existen restricciones para el otorgamiento de créditos a personas naturales o jurídicas sin distinción vinculadas a los personeros de la entidad. En todos estos casos, sólo con la firma de Fernández Barrueco, como accionista mayoritario de estas entidades, se procedía a la aprobación de los créditos.
Del informe de experticia contable deriva que Ricardo Fernández Barrueco destaca como propietario y tenedor de las acciones de los indicados Bancos, tras adquirir el paquete accionario a través de la empresa Galopy Corporation International N.V., así  como propietario de las empresas beneficiarias de los créditos otorgados por las mencionadas instituciones financieras.
Por otra parte José Gregorio Camacho, conforme a las actas de las instituciones financieras es el apoderado de la totalidad de las mismas, siendo apoderado también de la empresa Galopy Corporation International N.V. (propietaria de las empresas relacionadas anteriormente y beneficiarias del otorgamiento indebido de créditos). Camacho también figura en la composición accionaria de muchas empresas que se utilizaban como eslabones de la cadena operacional desde el punto de vista técnico, para lograr la apropiación de los recursos de los ahorristas.
Es así como a través de estas empresas de maletín, se tomaban los fondos y se suministraban para el dibujo de las operaciones financieras de compra del Banco Canarias por parte de Banpro, así como en las maniobras financieras usadas para el desmontaje de los sobregiros en los bancos del Grupo Fernández Barrueco, que le había dado a las empresas relacionadas con el dinero de los ahorristas.
El plan criminal contó también con la presencia de Casas de Bolsa y Compañías de Seguros, que sirvieron de vehículos de “fondeo” para tomar fondos muchas veces sin contraprestación y realizar operaciones financieras que no estuvieran  bajo la supervisión de la Superintendencia de Bancos, sin quedar sometidas a estrictos controles previos.
Tanto Ricardo Fernández como José Gregorio Camacho eran los dueños de U21 Casa de Bolsa  e Interbursa Casa de Bolsa, las cuales utilizaron para sacar fondos en operaciones de mercado de capitales, sin ningún tipo de aval, en detrimento de los fondos de los inversionistas.
878 mil ahorristas fueron las víctimas de este complot financiero. Ellos, aseguran ser inocentes tras 21 meses de detención. Juzgue usted si amasar tan impresionante fortuna, con los depósitos de venezolanos y familias inocentes merece alguna consideración.
En declaraciones publicadas el pasado 20 de mayo por este mismo periódico digital, Fernández Barrueco, desde los calabozos de la DIM, expresaba: “Me detuvieron injustamente por algo que jamás  pude cometer, me acusaron, y hoy 20 de mayo del 2011, cumplo 18 meses, pero con fe de que la verdad me liberará de este secuestro”.
Estos empresarios emergentes del sector financiero han intentado mil y un trampas legales para tratar de salir airosos de esta situación. De salir beneficiados con una medida sustitutiva de libertad, estaríamos en presencia de un nuevo fraude judicial, pues  está más que demostrado el robo que se cometió con el dinero de los ahorristas, para engordar el bolsillo propio y el de terceros implicados en esta mafia financiera. Según señalan fuentes extraoficiales estos fondos reposan en bancos de Panamá. De quedar en libertad todas las probabilidades indican que se darán a la fuga para disfrutar del dinero sucio y quedaría impune este crimen contra miles de venezolanos.
Cientos de transacciones financieras, respaldadas en los documentos que presentamos a continuación son el mayor elemento en contra de la palabra de Fernández Barrueco. El Ministerio Público y el Poder Judicial tienen la última palabra.
En el siguiente documento el lector encontrara listado de empresas, muchas de ellas fantasmas o de maletín que fueron utilizadas por Ricardo Fernández y José Gregorio Camacho para realizar transferencias en dólares y sacarlos fuera del país, en estas operaciones se estaban robando el dinero de los ahorristas del Banco Canarias y también fueron utilizadas para la compra de la telefónica Digitel GSM.
También podrá apreciar como Ricardo Fernández, José Gregorio Camacho y Tereza Jerez Herrera Vice Presidenta de Operaciones de Tesorería realizaban las transferencias para sacar el dinero de los ahorristas fuera de Venezuela.
Para ver estos documentos haga clic en cada loste:

Lote 1, haga clic AQUÍ
Lote 2, haga clic AQUÍ
Lote 3, haga clic AQUÍ
Lote 4, haga clic AQUÍ
Lote 5, haga clic AQUÍ
Lote 6, haga clic AQUÍ
Lote 7, haga clic AQUÍ
Lote 8, haga clic AQUÍ
Lote 9, haga clic AQUÍ
Para ver reporte de operaciones fraudulentas de empresas relacionadas con Ricardo Fernández, haga clic AQUÍ

Fuente: http://primicias24.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

LO + LEÍDO...