Si presenta algún problema para acceder y visualizar “Noticias Candela” visite www.informe25.com (pulse aquí) y vea allí el recuadro amarillo...

domingo, 30 de mayo de 2010

Misterio y dudas tras detención de narco en Anzoátegui

El pasado jueves 27 de mayo fue detenido en la ciudad de Lechería, estado Anzoátegui, específicamente en las inmediaciones del Centro de Profesionales de dicha localidad, el ciudadano de origen colombiano Carlos Alberto Ojeda Herrera.
Pocas horas después el propio Jefe del CICPC en el estado Anzoátegui anunció en una rueda de prensa que Ojeda Herrera sería puesto a la orden de INTERPOL para su deportación, ya que era solicitado por las autoridades colombianas por narcotráfico.
Carlos Alberto Ojeda Herrera, de 58 años de edad, nació en Bucaramanga (Colombia) y portaba la cédula de identidad venezolana nº 9.205.977. Aparece inscrito como venezolano en el Registro Electoral Permanente, según el cual sufraga en la unidad educativa Madre Teresa de Calcuta, ubicada en la Avenida La Costanera, sector Brisas del Neverí, estado Anzoátegui, municipio Bolívar, Parroquia El Carmen.
Carlos Alberto Ojeda Herrera se había convertido en ciudadano venezolano desde el año 1975. Toda su documentación sería venezolana. En el año 2000 habría sido capturado por una comisión del CICPC en las inmediaciones de un centro comercial al Este de la ciudad de Caracas. Dicha detención se habría producido de manera fortuita, descubriendo luego que se trataba de uno de los más importantes y peligrosos narcotraficantes de toda América Latina, acusado de exportar hacia los Estados Unidos, desde el estado Anzoátegui y la isla de Margarita, por vía marítima, grandes cantidades de cocaína y heroína. En el mundo del narcotráfico Ojeda Herrera sería conocido como “El Ingeniero”, ya que es ingeniero de profesión.
Inmediatamente después de su detención en el año 2000 el gobierno norteamericano solicitó formalmente su extradición al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela a través de su Embajada en Caracas. En el año 2006 el TSJ, en una ponencia del Magistrado Eladio Aponte Aponte determinó que no procedía la extradición, principalmente porque Ojeda Herrera era ciudadano venezolano y porque no existían elementos concretos que lo relacionaran con el tráfico de drogas. Por dicho motivo parece incomprensible que ahora, a pesar del dictamen del TSJ, sí procede la extradición, de acuerdo a lo expuesto por las autoridades del CICPC. Ya para el año 2006 Ojeda se encontraba residenciado en Anzoátegui. En el año 2000 el TSJ ordenó su reclusión en la sede del grupo BAE del CICPC y no se sabe durante cuánto tiempo estuvo allí y si fue hasta el 2006 cuando el TSJ emitió su decisión.
Las operaciones de tráfico de drogas por parte de Ojeda supuestamente eran coordinadas desde el estado Anzoátegui, de donde presuntamente salían vía marítima los alijos que llegaban desde Cúcuta. Se presume que en la zona norte de Anzoátegui contaba con la complicidad de influyentes funcionarios públicos, policiales y castrenses, así de como miembros de la alta sociedad anzoatiguense.
Desde 1998 los gobiernos de Colombia y Estados Unidos trataban de extraditarlo. Su deportación a Colombia sería parte de la colaboración del gobierno de Venezuela hacia los Estados Unidos en materia de drogas, ya que muy probablemente Carlos Alberto Ojeda Herrera sea extraditado de territorio neogranadino hacia Norteamérica. Sus abogados en Venezuela eran María Carolina Deternoz y Frank Alexis Torres Arocha. Circulan los nombres de Alberto Lorente y Julio Cesar Ramirez por sus supuestos vínculos cercanos con Ojeda Herrera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Envíenos sus comentarios y aportes informativos al tema. Recuerde que su comentario, aunque no sea publicado, puede ser tomado en cuenta para nuestros temas de investigación. Los comentarios con términos insultantes, ofensivos, denigrantes y que incumplan nuestras políticas serán rechazados. Sólo puede enviar comentarios de menos de 1 mil (1.000) caracteres.

LO + LEÍDO..